dalai felicidad1Todos los seres humanos que conozco están buscando felicidad, amor y bienestar. Esta búsqueda es común en todos nosotros así que será bueno contemplar varios aspectos de la felicidad para notar en dónde nos encontramos en este camino. Por un momento detente a pensar, más profundamente, qué es la felicidad para ti… ¿acaso es una meta, un punto al que hay que llegar? Es, quizás, ¿un momento de alegría? Es, acaso, ¿un estado interior? ¿Qué es lo que a tí, realmente, te hace feliz? ¿Por qué, esto que estas escogiendo este rato, te hace feliz? ¿De qué depende esa felicidad? Si es algo que depende de otros seres u otras cosas, ¿qué sucede contigo si esas personas o cosas ya no están? ¿En qué quedas tú?

dalai felicidadEn vista de que es uno de los principales temas de nuestra existencia ha sido tratado por los grandes pensadores de todas las épocas, filósofos occidentales y orientales, maestros espirituales y corrientes religiosas de todas las tradiciones. Concuerdan en que el propósito de la existencia humana es la felicidad y cada uno analiza, desde su perspectiva, cómo se puede lograr. Desde el pensamiento racional occidental que se enfoca en la ética y el conocimiento, hasta la simplicidad oriental que se concentra en la práctica de la compasión y el servicio a los demás. Estos son los mecanismos para lograr la felicidad pero, qué mismo es? Se entiende que la felicidad (del latín felicitas que significa fértil o fecundo) es un estado interno de satisfacción o alegría generado por una experiencia. Existen muchas formas y niveles de felicidad que intentaré explorar aquí. Iré de afuera hacia adentro y de abajo hacia arriba en su escala de importancia o trascendencia. La felicidad que está más a nuestras manos es la felicidad momentánea, que es generada por una situación pasajera que nos provoca alegría. Puede ser una buena risa por un chiste o por un evento cómico. ¡Vaya que es saludable la risa! Uno de los beneficios de la risa es que “tiene la función biológica de ayudar a mantener el bienestar físico y mental. La carcajada desencadena todo un proceso psicológico, neurológico y fisiológico cuyos efectos inciden sobre el sistema inmune.” El Dr Otto Warburg, científico alemán y Premio Nóbel dijo que “la razón principal por la que se enferma es porque hay falta de oxígeno en las dalai sobre la vidacélulas del cuerpo.” Esto suele suceder cuando una persona está bloqueada por el miedo, en estado depresivo o con mucha tensión. La risa ayuda a soltar las tensiones, mejora la respiración y hasta masajea los órganos internos, otro de los motivos por los cuáles la risa es tan necesaria para la salud. De esto escribo extensivamente en el artículo La Risoterapia Sana el Cuerpo y el Alma. Entonces, podemos decir que la alegría es una parte de la felicidad y, quizás, es la parte del a felicidad que más experimentamos solo que es momentánea. Luego, tenemos momentos de felicidad por eventos inusuales como el nacimiento de un bebe deseado, el rescate de un ser humano, un animal o un bosque primario, el encuentro con alguien especial o una buena noticia. También es algo momentáneo que puede tener una duración mayor a la risa de una broma. Luego tenemos la felicidad por el logro de una meta. Tras un proceso que se sigue, cuando se decide alcanzar una meta, llegamos a su manifestación y se siente una satisfacción inmensa como consecuencia del esfuerzo y el proceso que se vivió para lograrlo. Esta alegría y satisfacción puede durar lo mismo o más que la anterior. Conforme vamos ingresando en las capaz de la felicidad vamos obteniendo espacios de mayor duración de esa “alegría”. Las relaciones de amor recíproco son un motivo de felicidad, algo que es constante en la medida de la cultivación adecuada de las relaciones. La continuidad depende del manejo y la continuidad de la relación. Esto implica mayor trabajo dalai-buda felicidadque las anteriores y la felicidad se torna en una satisfacción de lo que provoca el compartir. Existe la felicidad por el servicio a los demás que es mejor comprendida por el budismo y la práctica del desprendimiento y la compasión. La autorrealización es otro nivel de felicidad. Cuando una persona hace con su vida lo que es natural para ella y se encuentra alineada con el propósito de su existencia personal, está manifestando uno de los caminos más importantes para encontrar la felicidad. En este punto, la felicidad empieza a convertirse en un estado mental-emocional interno continuo que trasciende la risa o alegría momentáneas. Por ejemplo, para Abraham Maslow, la autorrealización está al tope de su pirámide de jerarquía de necesidades. Sin lugar a dudas, este es uno de los caminos más importantes para lograr la felicidad. Pero, ¿existe alguna felicidad mayor a la autorrealización personal? ¿Existe alguna otra forma de realización? Yo diría que existe una realización que trasciende la esfera de lo personal y que es la realización espiritual, la misma que es la más profunda realización, la más difícil de lograr y la que trasciende dalai paz interiorespacio y tiempo. Las sensaciones de felicidad van cambiando conforme vamos profundizando en sus capaz. Desde la risa momentánea a la satisfacción interna es lo que más conocemos sobre la felicidad y, al profundizar en la experiencia de la misma, nos vamos encontrando con otras características que no se asemejan para nada a las comunes. Cuando entramos en estados internos de silencio, experimentamos la felicidad como paz interior, liberación de ataduras y de las limitaciones del mundo físico y material. Ahí nos damos cuenta de que no hay felicidad más grande que esta paz interior.

dalai compasivoComparar la felicidad de una risa con la felicidad de la paz interior es imposible. Son dos niveles, dos grados, diría yo, complemente opuestos entre sí y que son experiencias de la vasta gama de niveles de felicidad posibles. Los grados de dificultad también son opuestos, desde lo más fácil hasta lo más difícil porque cada una requiere una preparación, una predisposición muy diferente. La paz interior como felicidad solo se puede lograr a través de una experiencia interna. Para llegar allá necesitamos una práctica disciplinada que pase por innumerables facetas de enfrentamientos hasta liberación y desprendimiento. Implica conocerse a uno mismo, trabajar con el estado mental, los pensamientos, las emociones, hasta lograr una alineación, una conexión con ese estado interior. Por ende, podría concluir que la felicidad más duradera y auténtica es un estado de conciencia alineada con la esencia de lo que somos. Para lograr eso necesitamos romper nuestro condicionamiento en mil pedazos.

william jamesDebido a que vivimos en un mundo de polaridades, tendremos una mayor apreciación de la felicidad tras descubrir el sufrimiento. Este realza la felicidad cuando sucede. Ayer visitaba a mi papá y mamá y veía los noticieros tan plagados de sufrimiento, de las guerras que estamos viviendo en el planeta este instante. Por un lado sentía un sobrecogimiento por la gente que vivía esa realidad y, por otro lado, sentía un alivio y un aprecio por la vida que tenemos aquí a pesar de todos los problemas. Y, como estaba ya pensando en este artículo, me decía: ¿qué pasa con el ser humano que parece tan distante a su verdadero propósito? ¿Qué sentido tienen estas estúpidas guerras? Todo por motivos de poder, de codicia. ¡Qué equivocados que estamos! Qué distantes que estamos, como humanidad, de recordar por qué estamos aquí. Definitivamente, necesitamos cambiar y ahí se aplica lo que dijo William James“El mundo que vemos que parece tan loco es el resultado de un sistema de creencias que no está OLYMPUS DIGITAL CAMERAfuncionando. Para percibir el mundo de manera diferente, tenemos que estar dispuestos a cambiar nuestro sistema de creencias, dejar que el pasado nos escape, ampliar nuestro sentido de ahora, y disolver el miedo en nuestras mentes.” Y suma lo que dijo Sócrates: “No es más feliz el que más tiene, sino el que menos necesita”. Pero esto no tiene ni sentido ni valor para las mentes codiciosas que compiten por el poder sin recordar que estamos todos conectados y que este planeta es circular y, por ende, lo que hacemos regresa a nosotros. Recordemos, entonces, que el cambio de la humanidad inicia con el cambio de uno, ¡tú cambio! Así que manos a la obra y empieza tu transformación hoy, este momento. Rompe tus esquemas hasta que encuentres el camino de la felicidad y notarás que, al ser feliz, al lograr mayor profundización en tu realización, influyes con tu campo electromagnético en el campo del inconsciente colectivo. ¡Feliz viaje!

Gracias por leer, comentar y compartir este artículo. Es apenas una reflexión muy enfocada en un punto. Podía tratar muchos más temas relacionados con este propósito pero prefiero desmenuzar de a poco las cosas. Si deseas recibir notificación de próximas publicaciones registra tu correo a continuación. Muchas gracias. [subscribe2]