desconexionLos últimos meses he divagado en el lado oscuro del alma sintiendo una desconexión clarísima del reino espiritual que se dio de un día para el otro sin motivo aparente. Es claro que lo que pasa a una persona responde a muchos factores: históricos, genéticos, mentales, emocionales, culturales, familiares, kármicos, personales, mundiales y cósmicos. La mayoría conocemos tan poco sobre el efecto del movimiento cósmico y cómo afecta todo lo que sucede en este Planeta y, aunque no necesitamos estudiar cosmología para darnos cuenta, basta con ver y sentir lo que está sucediendo a la humanidad y al mismo Planeta, para que aceptemos que hay vínculos tan poderoso que están moviendo las raíces de nuestra supervivencia. Vivimos en ciclos (véase Yugas) dentro de ciclos que son parte de otros ciclos que están dentro de ciclos y cada uno crea una realidad (véase Eras Griegas). Todo es energía y ésta emite una vibración que se sintoniza con el nivel de una realidad que nos hace atraer, formar y comprender la conciencia de la realidad de ese ciclo.  Así, creamos plataformas de existencia. Somos seres de hábito y tenemos mucha facilidad para adaptarnos a la realidad de una plataforma y, cuando esa plataforma empieza a tambalear, genera un caos natural que impone, por necesidad, la creación de una nueva plataforma. Esto pasa a escala desde la vida personal hasta el contexto global. En estas épocas, casi no hay persona planeta-explosionque no sienta que algo muy fuerte está sucediendo en el Planeta. Puede no tener un nombre o una imagen definida pero lo que está sucediendo es, justamente, que la plataforma antigua está cayendo en pedazos y todo está cambiando. Esto nos golpea a todos de muchas maneras, todo depende en el nivel de conciencia que cada quien esté y de eso depende cómo cada quien comprenda y maneje estos cambios. En estos momentos hay mucha confusión, mucho desconcierto, mucha inseguridad y temor porque no sabemos lo que es pisar en tierra firme, todo es incierto. La última luna roja puede haber tenido que ver con este proceso que percibimos muchos humanos.  Hay crisis de todo tipo por aquí y por allá que cobran importancia y afectan el estado general de la humanidad gracias a los medios de comunicación modernos que nos tienen tan cerca los unos a los otros.  Esta confusión e incertidumbre no solo están sucediendo en los niveles de la materia. Suceden primero en los niveles sutiles y eso tiene impacto sobre todo lo demás. Conversaba con un amigo que está en un sendero de despertar espiritual y me comentaba que, últimamente, ha sentido ansiedad por experimentar una desconexión de sí mismo. Eso, exactamente, me ha estado sucediendo desde finales de agosto. No tengo la suficiente claridad como para comprender el origen de esta experiencia, solo sé lo que siento internamente. Puede ser solamente un proceso personal o también un tipo de energía cósmica que nos está envolviendo. Comprendiendo que todo es energía y que ésta emite una vibración que genera una reacción, me atrevería a decir que nos ha envuelto alguna energía oscura global que bloquea el contacto con el interior. La percepción de esta energía puede ser más evidente para unas personas que para otras pero, definitivamente, algo está impactando al campo magnético del Planeta.

viento-cortina-yogaindiaLes voy a ofrecer una visión sobre lo que he percibido. Esta visión surge del contacto de mi campo de atención y conciencia con la energía que nos rodea. Luego tiene que traducirse, a través del pensamiento racional, para ponerlo en palabras así que no me referiré a verdades sino a experiencias y sus efectos. Luego de estar sumergida todo este tiempo en la incertidumbre de la sorpresiva desconexión interior, tenía que buscar una respuesta para comprender qué sucedió. Me di cuenta de que algo sucedió porque, de pronto, dejé de percibir a mi Flama Divina. Su alma ha estado muy presente estos últimos 7 años, me acompañaba muy de cerca y estimulaba un intercambio con la persona a la cual está vinculada. Un día, simplemente, su presencia desapareció. Me ha tomado mes y medio ubicarme nuevamente. Al principio sentí un alivio, pensando que me estaban dando una pequeña vacación. Pasaron las semanas y la conexión con el alma no volvió. El alivio empezó a convertirse en angustia porque no solo se perdió la conexión con su alma sino que también se bloqueó la conexión con la mía. Al notar que pasaban los días y seguía en el limbo me empecé a preocupar. ¿Qué está sucediendo? ¿Es algo personal o es algo cósmico? Hablando con JD, el amigo que he mencionado, me di cuenta de que, posiblemente, no era algo exclusivamente personal y que, efectivamente, algo más resonancia schumannestaba sucediendo. Entonces, como no podía encontrar todas las respuestas en mi interior empecé a investigar sobre cambios en el campo magnético del Planeta y me topé con la Resonancia Schumann (7.83 hz normalmente) y un artículo de Bianca Atwell sobre el campo magnético humano que les recomiendo lo lean. En un artículo publicado en “La hora de despertar” sobre la Resonancia Schumann, dice: Por miles de años la Tierra ha tenido esta frecuencia de pulsaciones y la vida se ha desarrollado en un relativo equilibrio ecológico. Sucede, sin embargo, que a partir de los años 80, y de forma más acentuada a partir de los años 90, la frecuencia se elevó de 7,83 a 11 y a 12 hertzEl mecanismo de la fricción del núcleo y del magma en el centro de la Tierra se disparó y comenzó a generar: perturbaciones climáticas, mayor actividad de los volcanes y terremotos,crecimiento de tensiones y conflictos en el mundo y aumento general de comportamientos atípicos y erráticos en las personas, entre otros. Debido al cambio en la medición de la rotación de la Tierra por medio de la escala de Schumann , el día que era medible como de 24 horas, pasó a ser medida como si tuviera solamente 16 horas. Por lo tanto, la percepción de que todo está pasando demasiado rápido no es ilusoria, tendría una base real en este cambio en la resonancia Schumann. ¡El tiempo se esta acelerando! Recordemos, antes de que se lo pregunten, que el reloj NO es el tiempo, el tiempo no existe y apenas lo medimos como una convicción para ordenarnos en el mundo tridimensional. 

Sin duda, esta investigación me ayudó a entender que lo que estaba percibiendo sobre los cambios internos del Planeta es una realidad. Sí, es algo de lo que mucha gente habla, pero es otra cosa experimentarlo internamente y comprender el proceso. En la meditación de ayer trabajamos en sentir la conexión con la Tierra y con el Cosmos. Nucleo-de-la-TierraTodas experimentamos algo diferente y esto es inusual. Por algún motivo de resonancia, con frecuencia, experimentamos algo similar en las meditaciones pero, esta vez, fue diferente y creo que es reflejo del manto oscuro que envuelve al inconsciente colectivo y lo llena de confusión. Ese manto de confusión, en sí mismo, puede ser consecuencia de muchos factores y no quiero entrar ahí. Iniciamos con la conexión con las entrañas de la Tierra. La sensación que tuve es que el Planeta está adaptándose a una nueva etapa de su proceso. Es como los cambios de estaciones pero en períodos más grandes que llamamos “eras”. Este proceso es y no es un conflicto para el Planeta, realmente, es más un conflicto para los humanos que para el mismo Planeta. Nosotros somos vórtices de conciencia (o inconsciencia que es más evidente). Como todo está conectado con todo (al igual que nuestra red del sistema nervioso), puedo decir que el nivel de pensamientos y sentimientos que hemos alcanzado a desarrollar responden a la vibración del ciclo del Planeta. El Planeta está cambiando y eso ha estimulado nuestro proceso de cambio también. Claro que queremos pensar que somos nosotros los comandantes del cambio. Ese sentimiento egocéntrico ha sido parte de la plataforma que creamos gracias a ese latido del Planeta que podemos relacionar con la Resonancia Schumann. Ahora, que esa plataforma está cambiando, veremos mucho más caos, la lucha del bien y del mal, la lucha del poder externo versus el poder interno, todo es parte del proceso. El cambio es tan profundo que por eso estamos sintiendo tanto caos interior. La Tierra se está transformando y nosotros con ella porque somos parte de la naturaleza solo que lo hemos olvidado. En la meditación pude ver el magma encendido, era como el corazón, rojo y encendido pero presionado, como si estuviese encerrado. arno penziasEse corazón no aguanta más el encierro, quiere explotar y expandirse. No es coincidencia que se hayan activado algunos volcanes. La Tierra quiere vomitar lo que ha guardado en sus entrañas. ¿Qué ha guardado? Siglos de una realidad que ya no cabe para su nueva etapa. El cambio es inminente y necesario. La conexión con la Tierra fue clarísima. Luego fuimos al cielo, al cosmos. Lo que percibí fue mucha bulla e interferencia en la conexión con la luz. Era algo parecido a la estática de las pantallas de televisión que, por cierto, según descubrimientos de un par de astrónomos, esa estática es un remanente del Big Bang. En tal caso, era tan fuerte la interferencia que no pude conectarme con la luz. Fue sumamente angustioso y desagradable, pero eso fue lo que experimenté. Ahí fue que vi ese manto oscuro cubriendo el inconsciente colectivo cuyo propósito es perpetuar la oscuridad, la confusión, el caos y, muy probablemente, busca perpetuar la plataforma antigua que tenemos que dejar ir o destruir. Esa plataforma hizo del ser humano el centro del todo y la nueva plataforma le quita del centro y lo integra al círculo de la vida en donde el humano es tan importante como el resto de vida en el Planeta. Nos está costando muelas dejar esa costumbre y eso genera la lucha que nos viene en forma de crisis, caos, dolores de cabeza, egoenfermedades, ansiedad y estrés interior. El cambio de era no puede ser más evidente de lo que está siendo hoy en día. El tiempo se achica (se habla de un tiempo real), las crisis, las guerras, la confusión y el desconcierto aumentan. Entonces, pensé que no había nada que podía hacer ante esta interferencia, ante esta desconexión que he estado sintiendo. Pero recordé lo que JD me dijo en una conversación: es verdad que hay ansiedad y desconexión pero está en nosotros que podamos cambiarlo. Al inició pensé que solo debía seguir la corriente de lo que estaba experimentando. Era una nueva noche oscura del alma. Hace rato que no había pasado por una. Me pregunté qué es lo que necesito aprender de esto. Las lecciones fueron algunas. Pensé que debía esperar a que eso cambie por si solo pero uní las cosas que había recibido y decidí que, así sólo sea un vórtice de conciencia, debía intentar ir por encima del caos y a_Human_Vortex1volver a reconectarme. Así que en la meditación de hoy me senté, con cierto recelo, a respirar hasta lograr calmar el ritmo interior para poder enfocarme. Luego volvió la imagen de la bulla y la confusión que estaban desconectándome de la luz y use la fuerza interna para no quedarme ahí sino que fui más allá. La costumbre hubiese hecho que me mantenga en el sobrecogimiento de la bulla, por eso no podía ver nada más. Al pensar, invocar e imaginar la luz, pensé que me conectaría con el Sol, pero no fue el Sol, fue una luz blanca muy grande que parecía nuestro Sol pero era otra estrella o, simplemente, era la fuente de luz espiritual. No me detuve a dilucidar eso. Luego, puse toda mi atención en bajar esa luz, a través de toda esa bulla e interferencia, para que se conecte con mi 7to chakra (sahasrara). Luego me mantuve enfocaba haciendo que la luz baje por la columna hasta el perineo donde está el 1er chakra (muladhara) y de ahí siguió descendiendo hasta las entrañas de la Tierra. Cuando la energía se ancló y fluyó en medio del caos, sentí alivio y un enorme respeto y admiración por el Planeta. Abracé su interior, no con el afán de intervenir en su proceso, para evitar desastres, sino con el deseo de transmitirle el amor y la admiración que me generaba. El Planeta tiene que pasar por su proceso de cambio hagamos lo que hagamos por evitarlo. Fue como pegarse una píldora de “ubicatex” (así llamamos a la necesidad de ubicarnos frente a todo el movimiento del cosmos, del cual nuestro Planeta es una pequeña parte apenas). Esa sensación invitaba a sentir la conciencia de ese nuevo ser humano que no está ni el tope de la pirámide ni el centro de la existencia sino que es parte de un todo.

crown-chakraHace mucho tiempo que no he podido escribir porque tenía ese bloqueo y me he sentado un montón de veces a escribir pero todo quedaba en un párrafo, una idea y de ahí no pasaba. No había la conexión que me permitía sentir la fuente de inspiración que para mí es la fuente de vida, o sea, el reino o dimensión espiritual. Hoy volví a reconectarme y, de pronto, las letras han fluido. Siento como que fuese algo mágico pero detrás hay una curiosidad disciplinada y constante que me incita a comprender el movimiento de la energía interior y que me da la voluntad para superarlo. Puedo decir que la vida no tiene sentido sin el fluir de la energía espiritual y su chispa divina. Eso me hace tener un enorme respeto y agradecimiento a esa energía maravillosa que, a través del vórtice de conciencia que soy, por ahora, me permite transmitir ciertos mensajes e ideas para apoyar los procesos de las personas que nos visitan aquí. La revolución planetaria sigue su curso, recuerda que puedes escoger estar en el torbellino del huracán, en el ojo del huracán o por encima del mismo. Donde está tu atención está tu energía.

Gracias por leer el artículo y por compartirlo con otras personas. Puedes dejar tus comentarios. Si hay preguntas las contestaré apenas pueda.

Síguenos también en nuestros medios sociales:

Facebook: goypazr              Twitter: goypaz             Youtube: radiosere123