La mayor parte de nosotros, en algún momento de nuestra vida, sobre todo en la niñez, anclamos creencias sobre la vida y nosotros mismos que nos enseñan y limitan la expresión de nuestro potencial. Se hacen tan parte de nuestra personalidad que no nos damos cuenta de que no se tratan de lo que somos sino de lo que aprendimos a ser. Entonces, cuando la vida nos ofrece una oportunidad X, muchas veces nos vemos impedidos de afrontar la situación debido a esas creencias. Así mismo podemos haber crecido con creencias que nos ayudaron a expandir las posibilidades de nuestro potencial. Todo depende del trabajo que los ancestros hayan hecho en sí mismos para romper con el condicionamiento social. Las tendencias generales están gobernadas por creencias colectivas que dan forma de nuestra forma de comportarnos en el mundo. Bueno o malo para nosotros, necesitamos hacernos conscientes de estos patrones y empezar a escoger de acuerdo con nuestra propia naturaleza y alineados con la integridad espiritual que nos lleva a crecer y respetar a los demás.
Deja tus comentarios o inquietudes en los comentarios. Gracias por visitarnos hoy y espera la charla en vivo.