atraccion2Haré lo mejor que pueda para brindar una visión que aclare confusiones o dudas sobre el tema. Ofreceré información basada en la investigación y la experiencia del viaje interior. Para comprender un concepto global, lo desmenuzaré en tres partes con el propósito de enfocarnos, con más atención, en dimensiones distintas de relaciones. Esto ayudará a identificar mejor el tipo de relaciones que se nos presentan. Iniciaré con las relaciones convencionales. Estas son aquellas relaciones enfocadas en la dimensión física. Todo inicia con una atracción visual que responde a una resonancia. Esta resonancia es consecuencia de un registro informático que, en parte, ha sido heredado y, en otra parte, ha sido aprendido y se convierte en nuestras creencias. En función de eso respondemos a nuestra relación con todo lo que nos rodea. Entonces, hacemos contacto visual y, si hay reciprocidad, comienza un enganche. La atracción física se puede expandir a una atracción sexual, mental y emocional. Generalmente, son relaciones que atraccionresponden a las necesidades del ego. En estas relaciones, luego de la etapa de enamoramiento, en la que solo se ve y se acepta lo que se desea de la otra persona, empiezan  las pugnas de poder, los conflictos, las dependencias o co-dependencias, las diferencias, la sumisión, la posesión, la inseguridad, el miedo a perder a la persona, el estímulo de la imagen de la relación y de la pareja. Nuestra experiencia de amor se basa en la apariencia, la dependencia y la atracción. Este tipo de relaciones nos pasa a todos y son las más comunes. Podemos mantener la relación por costumbre sin sentir más allá de atracción, necesidad o una idea de amor muy limitada. Es una opción en la que podemos quedarnos.

El segundo nivel, al que me referiré, es el de las almas gemelas. Este concepto no es para nada nuevo. En el mundo occidental se ha mencionado sobre almas gemelas desde Platón. En su Symposium, que es un texto filosófico (385-380 antes de la era común), Platón se enfocó en la génesis, el propósito y la naturaleza del amor y lo que luego se convertiría en el concepto del amor platónico. El tema del amor se explica a través de una serie de charlas por hombres que asisten al symposium. Cada hombre debe presentar un encomium, que es una presentación en alabanza al amor (Eros). Sócrates, uno de los invitados, asevera, en su charla, que el mayor propósito del amor es convertirse en un filósofo o amante de la sabiduría. La presentación de Aristófanes, otro invitado, fue una explicación de por qué la gente enamorada dice que se siente “completa” cuando almas3han encontrado su pareja. Inicia explicando que la gente debe comprender la naturaleza humana antes de que pueda interpretar el origen del amor y como afecta la vida. Mencionó que, en los tiempos primales, la gente tenía cuerpos redondos dobles, con caras y extremidades que se oponían. Aparentemente esta gente original era muy poderosa. Tenían tres sexos: macho, hembra y andrógino. Se decía que el macho descendió del Sol, la hembra de la Tierra y el andrógino de la Luna. Estas criaturas trataron de escalar las alturas del cielo y planearon asentarse frente a los dioses. Zeus pensó en aniquilarlos con rayos y truenos, pero no quiso privarse de su devoción y sus ofrecimientos así que decidió mutilarlos al cortarlos en la mitad separando sus cuerpos. Ya no rodarían como antes sino que caminarían en las dos extremidades que les quedaba, se duplicarían y también perderían el poder que tenían al estar pegados en los cuerpos esféricos. Luego Zeus comanda a Apolo que de la vuelta a sus caras y hale la piel fuertemente para coserla hasta formar los cuerpos separados y unir las heridas en el ombligo. Este quedó como la cicatriz que les recodaría de su separación. Desde entonces, la gente corre por todo lado diciendo que está buscando a su otra mitad pero está, realmente, buscando recuperar su naturaleza primal. almas1Las mujeres que fueron separadas de mujeres, corren atrás de su tipo creando lesbianas. Los hombres que fueron cortados en dos también corren tras su mismo género y los que vienen originalmente de seres andróginos son hombres y mujeres que se envuelven en mutuo amor heterosexual. Aunque la mitología, hoy en día, es tomada ligeramente, por la mayoría, se puede encontrar información narrada de forma abstracta, para comprender el origen de nuestra humanidad que viene a través de grandes pensadores universales. Entonces, tenemos esta mitología sobre las almas gemelas como un inicio para darnos cuenta de que este es un tema muy antiguo y que es parte de nuestra existencia. El tema de almas gemelas es la siguiente dimensión en este orden. Es una relación en que la energía del alma reúne a un grupo de personas afines. Se puede tener muchas almas gemelas. En este nivel la dualidad del ego sigue existiendo pero con un tinte de lo misterioso e inexplicable para el raciocinio como la sensación de conocer a la otra persona como si fuese alguien de toda la vida. Existe una atracción que está por encima de lo físico. La atracción fisica todavía tiene su enganche y su efecto pero son estos aspectos más sutiles los que magnetizan la unión. El reconocimiento suele ser mutuo aunque se de en diferentes niveles de conciencia. Todavía hay enamoramiento, pugnas de poder, conflicto pero también hay este elemento de conexión interior que puede sentirse a través de, por ejemplo, una comunicación telepática. Hay muchas almas gemelas con lazos kármicos, es decir, con cosas pendientes de otras vidas. En general, estas relaciones son más fluidas, afines, relajadas, satisfactorias y más misteriosas que las relaciones convencionales. Lo que las diferencia de las convencionales es que hay ese atractivo sensorial de una conexión inexplicable, de reconocimiento mutuo, de haber compartido muchas cosas y experiencias en muchas vidas. Hay una sensación de familiaridad muy interesante que no se da en las anteriores. Estas cosas sensoriales inexplicables hacen que la relación llegue a un nivel de satisfacción más profunda. Todavía hay la dependencia, la posesión, los celos, la inseguridad, pero también existe la sensación de confianza, familiaridad, seguridad, atracción magnética que es diferente del primer nivel. El reino del ego y del alma se encuentran y suele prevalecer el misterio del alma a pesar de llevar la dimensión del ego a este nivel. La relación se sostendrá de acuerdo al nivel de conciencia sobre su conexión “álmica“. El alma es parte de la dualidad sino que más refinada que el ego, por ende, la experiencia de amor es más significativa en esta dimensión.

almas6De ahí llegamos al nivel de las flamas divinas. Como lo citan en Wikipedia: de acuerdo a la mitología de las flamas divinas, en el inicio de los tiempos fuimos creados de una sola fuente que se dividió en unidades pequeñas hasta crear dos almas (y en raras ocasiones mitades de un alma) que viajarían a la Tierra para aprender sobre la experiencia de la dualidad. Reencarnarían en muchas vidas con el deseo del uno por el otro, encontrándose con frecuencia, hasta reunirse en el nivel de conciencia que les permitiría dejar este plano físico como uno. En el nivel de almas gemelas nos encontramos con muchas de ellas pues son almas que están en un mismo grupo de resonancia. En cambio, a nivel de flamas divinas solo vamos a encontrar una sola. Tomando lo mencionado en Wikipedia y comparando con otra información, se entiende que antes de dividirnos para venir a experimentar la dualidad, estábamos en la dimensión de la unidad total. Esa es nuestra más profunda naturaleza. Al venir a la dualidad nos dividimos y nos separamos. La añoranza del regreso a la unidad está en cada átomo de nuestro ser. Para regresar a esta unión total necesitamos trabajar las dimensiones de la dualidad. Por eso estas son las relaciones, por un lado, más complicadas y difíciles y, por otro lado, las únicas que nos permitirán sentir esa plenitud de la verdadera unión en la totalidad. La realización de las relaciones a este nivel se da cuando los dos seres, en sus respectivas polaridades de la separación inicial, llegan a un nivel de conciencia espiritual lo suficientemente fuerte como para reconocerse.  En este nivel el amor ya no es una emoción y, aunque se puede sentir esa energía, no es exactamente un sentimiento sino almas5un estado de conciencia que lo abarca todo. Aquí ya no se trata de la relación de dos almas que viven en la dualidad sino del encuentro del espíritu en espíritu. Por eso, estas relaciones suelen ser fatales entre “personas”. Las personas vivimos sobre todo en el nivel del ego con chispas del nivel del alma. Entonces, cuando dos flamas divinas se encuentran, si no están preparadas para su relación espiritual, son terriblemente caóticas, extremadamente dolorosas, sumamente intensas, profundamente magnéticas. Estos encuentros están dándose con más frecuencia en estos tiempos porque estamos viviendo una época de cambio de conciencia en la que necesitamos salir de nuestro estancamiento socialmente condicionado para elevarnos con el fin de crear una nueva concepción de vida. Siempre ha existido el cambio, es la única constante que conocemos por ahora sino que los cambios de estos tiempos necesitan que nos expresemos en otros términos. Los únicos seres que nos pueden impulsar con fuerza a un cambio interior son nuestras flamas divinas porque tienen la capacidad para generar terremotos en nuestro mundo interior como ningún otro ser. Y, como son relaciones tan difíciles y dolorosas, muchos no almaspueden soportar el encuentro, a pesar de añorarlo. ¿Qué se siente a nivel interior en la conexión con la flama divina? Se siente una conexión irrompible así no estén en contacto, se siente ese amor al que hice referencia que es totalmente libre, que da una paz interior de tal magnitud que quema, absolutamente, todo tipo de miedos, se siente esa sensación de ser uno con el otro, separados y unidos al mismo tiempo, se puede ver al otro con total transparencia, no existe ni la pretensión ni la mentira. Finalmente, se siente esta sensación de estar siempre acompañado en la esencia del amor. Realmente, es una experiencia que solo cuando se la tiene se la puede comprender y apreciar.

Así que, al parecer, se están dando muchos contactos entre flamas divinas que terminan siendo relaciones imposibles. Si uno de los dos o los dos no se han desarrollado en la espiritualidad sin fronteras, la relación es, prácticamente, imposible. Este es un encuentro a nivel espiritual y para encontrarse ahí hay que estar ahí. Por eso, es de extremada importancia que nos preparemos, que hagamos nuestro trabajo interior porque, el verdadero anhelo que deseamos satisfacer, se encuentra solo a este nivel y para eso hay que recorrer el sendero, el viaje hacia el interior.  Que tengas un gran viaje.

Gracias por leer este artículo. Espero que te haya llegado lo suficiente como para aclarar algo en tu panorama sobre este asunto. Recuerda que para poder identificar estas dimensiones, las separé pero, la vivencia se da de forma integral en tu vida y desarrollar la capacidad de discernimiento es importante. Existen innumerables enfoques sobre el tema. Espero que este haya logrado su propósito. Este artículo es un alcance a uno anterior en el que podrás inclusive ver un diálogo con una amiga que ha pasado por la experiencia. Revisa también Reconociendo las Almas Gemelas Por favor, realiza tus comentarios o preguntas en el espacio a continuación y comparte la información con otras personas a las que les pueda servir. Si deseas recibir notificación de próximas publicaciones, registra tu correo en el home del blog.