bloqueo-emocionalCuando algo nos afecta mucho a nivel emocional necesitamos encontrar un mecanismo de protección para poder sobrevivir a la situación. Generalmente, creamos bloqueos emocionales para no sentir tanto dolor. El bloqueo lo que hace es evitar que el impacto llegué al espacio de vulnerabilidad interior con la fuerza inicial del impacto. Entonces, en sí, el bloqueo emocional que usamos para protegernos de algo doloroso no es malo, más bien todo lo contrario. El rato del impacto necesitamos protegernos. Luego, necesitamos un tiempo para procesar lo ocurrido hasta lograr una comprensión que nos permita seguir adelante sin guardar nada negativo en nuestro sistema. Entonces, el bloqueo, desde esta perspectiva, es favorable, lo que luego puede resultar desfavorable es, justamente, el sentimiento que queda de aquello de lo que nos queríamos proteger. Ejemplos evidentes de bloqueos emocionales son generados por, por ejemplo, la muerte de un ser querido, la terminación de una relación intensa, etc. Cuando esto sucede, la persona que queda afectada, pasa por un proceso de dolor en medio de un amortiguamiento emocional. De ahí pasa por un proceso de enfrentarse al desprendimiento, la ausencia, que puede tomar poco o mucho tiempo, dependiendo del proceso que se haga. El bloqueo sirve para adaptarse a una nueva realidad y la persona tiene la opción de permanecer bloqueada o enfrentar sus sentimientos y seguir adelante. Y también se puede dar bloqueos del otro lado de la moneda. Por ejemplo, alguien que se gana la lotería puede reaccionar con bloqueo por el shock del momento, pero, siendo una experiencia favorable, puede resolverlo con prontitud. Estas reacciones instintivas nos sirven para darnos tiempo para adaptarnos a lo acontecido. Lo que sucede después es lo que tendrá un efecto sobre nuestra vida ya sea positivo o negativo.

Corazón preso (1)Desde que nacemos tenemos esta reacción instintiva de protección, de supervivencia. Aun así, cuando somos pequeños es cuando más vulnerables estamos frente al tema emocional. En la etapa hasta los 12 años, aproximadamente, los efectos de impactos emocionales negativos, no solo que son muy difíciles de enfrentar, sino que crean un condicionamiento en ese niño que afectará el resto de su vida pues la forma que se relacionará con las emociones cuando crezca, responderá a las circunstancias emocionales que le rodearon mientras crecía. Entonces, lo que hay que trabajar no es el bloqueo en si sino la raíz del bloqueo y las emociones que quedan sin ser procesadas. El ser humano tiene límites de resistencia. Algunas personas pueden aguantar más que otras, igual cuando se es niño. De acuerdo con la sensibilidad y la vulnerabilidad de cada ser, se puede tener una idea de cómo puede resultar un impacto. Hay algunas teorías que explican el motivo por el cual el efecto de los impactos emocionales es más fuerte durante la niñez. En parte se debe al desarrollo de regiones del cerebro relacionadas con las emociones, en este caso es el cerebro medio o el cerebro mamiliano relacionado con el sistema límbico, que se desarrolla hasta la adolescencia, según la teoría del Dr. Paul MacLean. Luego de eso, se desarrolla la corteza cerebral que es donde se realiza el proceso de racionalización. Hasta eso, los niños son bastante vulnerables a su entorno emocional. Por ende, si crecen en medio de abusos físicos, emocionales y/o sexuales, los bloqueos de estos niños serán profundos y crecerán divididos entre sus emociones, su interior y sus reacciones hacia el mundo. Algunos encerrarán su ser y no lo dejarán salir jamás, otros explotarán en la rebeldía escogiendo un camino que refleje la oscuridad de sus experiencias y otros se darán cuenta de sus bloqueos, eventualmente, y los trabajarán para liberarse de lo que guardan internamente. Las reacciones frente a lo que viven estos niños que sufren cualquier tipo de abuso, son realmente muy diversas. Todos, de una manera u otra, hemos experimentado circunstancias difíciles mientras crecíamos. Si son experiencias eventuales su efecto no es tan marcado como si son experiencias constantes en que se atropella los sentimientos de los niños con el maltrato. La medida de los impactos es la medida en que nos bloqueamos y, al volverse costumbre, los bloqueos se convierten en parte de nuestra personalidad y no los diferenciamos de lo que realmente somos. Requerirá mucho trabajo con uno mismo para poder liberarse de esos bloqueos que perdieron sus fronteras en nuestra personalidad.

inteligencia_emocional1¿Cómo puede uno darse cuenta que está bloqueado cuando ya se ha convertido en parte de la personalidad? Para empezar, necesitamos darnos cuenta de dónde salen nuestros sentimientos, ¿salen de la cabeza?, ¿salen del corazón?, ¿sentimos claramente lo que estamos diciendo?, ¿en qué parte del cuerpo sentimos lo que estamos diciendo? Cuando decimos algo y no podemos sentirlo en alguna parte de nuestro cuerpo y/o nuestro interior es síntoma de un bloqueo. Si es algo que solo se siente en la cabeza, generalmente, también refleja un bloqueo de las emociones. Son señales de que no estamos conectados. Lo óptimo es que el pensamiento, el sentimiento y el cuerpo estén en sintonía con lo que manifestamos. En el caso de las personas que se han bloqueado desde pequeñas, sus expresiones de afecto suelen salir, sobretodo, de la cabeza, o como mejor se puede decir, son expresiones racionalizadas, expresiones mentales. Los humanos reaccionamos por  impulsos instintivos y condicionados. Los instintivos son, por ejemplo, la reacción de lucha o huída que ya están registrados en el ADN. Los condicionados son los aprendidos desde pequeños y se vuelven impulsos inconscientes. También existen las reacciones premeditadas que suelen surgir en personas que están desconectadas de sus emociones y expresan lo que se considera correcto pero no es natural para ellas. En principio la persona que reacciona así puede sentirse tranquila con esto, pero tarde o temprano la sensación de vacío se hace presente. Es como si nos estuviese faltando algo. Eso, en estos casos, nos lleva a buscar afuera aquello que nos hace falta. No nos damos cuenta de que lo tenemos adentro y solo ahí lo vamos a encontrar. Esto nos lleva a experimentar muchos tipos de relaciones que terminan en el vacío. Pensamos que es porque las otras personas no nos llenan. No nos damos cuenta de que el problema somos nosotros mismos y mientras no veamos hacia adentro no lograremos sanar ese vacío existencial.

Las emociones son muy importantes. No se trata de vivir en la emocionalidad sino de entender que las emociones son indicadores, son como alarmas o señales de lo que nos está sucediendo internamente. El pensamiento es otro punto de alarma tanto como son las sensaciones corporales. Todo esto nos habla de cómo estamos enfrentando y manejando nuestra vida. Nos habla también de cómo hemos aprendido a manejarla. Pero ninguna de estas señales se refiere a quienes somos de verdad y, por verdad, me refiero a la parte de nosotros que trasciende la materia, o sea, nuestro espíritu. Aun así, necesitamos comprender que la identificación con estos aspectos de nuestra existencia humana como son: los sentimientos, pensamientos y sensaciones corporales, nos sirve para nuestro proceso de concienciación y realización interior. El bloqueo emocional, si bien nos protege en un momento dado, también nos impide saber cómo hemos sido impactados y no nos permite saber cómo estamos por dentro. Si no lo resolvemos eso se puede guardar como algo negativo que se reflejará en algún aspecto de nuestra vida.

psicosomaRecuerdo un par de bloqueos de los últimos años. El uno surgió cuando una persona muy cercana me dijo algo que me afectó profundamente y que removió muchas cosas de mi pasado y de mi historia. Reaccioné en llanto a manera de desahogo, pero no me di cuenta del impacto que tuvo su comentario en ese momento. Al poco tiempo de eso me dio una lumbalgia que me dejo inmovilizada por 3 meses. Sabía que alguna relación había pero no pude sentirlo con claridad por el ofuscamiento emocional. Asistí a rehabilitación, me medicaron, y la situación iba y venía sin poder superar mi estado físico. El dolor era tan grande que no tenía tiempo para ocuparme del aspecto emocional. Finalmente, acepté que tenía que ir más allá del dolor físico para comprender el origen de mi reacción y cuando logré realizar el vínculo consciente entre el impacto de su comentario, la historia de mi pasado y mi reacción física, logré la recuperación total. Aún cuando entendía teóricamente lo que me pasaba, no fue sino hasta que todo se alineo y se integró que yo pude, finalmente, superar la situación. Este es un ejemplo de cómo se involucra el cuerpo en los bloqueos emocionales. El siguiente bloqueo fue cuando me dieron una noticia de impacto. El mismo momento que recibí la noticia entré en negación. Lo sentí claramente, era como que hubiese puesto una muralla de protección a mí alrededor para que no entre nada. Me hablaban sobre el asunto y yo no podía responder, simplemente era como que me volaba a la estratosfera mental. Eso no quería decir que estaba bien internamente. Por las noches solalloraba, no podía dormir. Prefería estar en silencio y sin contacto con los demás. Necesité unos días para procesar y discernir el asunto, internamente, hasta que decidí enfrentar la situación. Enfrenté el asunto hablando con la persona involucrada, expresando lo que me había sucedido y el impacto que me había causado esa noticia. Solo el rato de enfrentarlo con la persona que generó mi reacción es que pude transformar mi estado de bloqueo. Por más que hablé con otras personas al respecto, a manera de desfogue, el asunto no se resolvió sino hasta enfrentarlo con la fuente del problema.

Los bloqueos que tenemos desde la niñez también necesitan ser enfrentados con su origen, en la medida de lo posible. Mientras más impactante la situación, más se necesita enfrentarla en su origen. Si es de menor impacto, se puede realizar un proceso de comprensión y desprendimiento independiente del origen. Esto se debe a que para poder reprogramarnos internamente, necesitamos ir la raíz y expresar de forma objetiva y sentida, lo que nos sucedió y cómo nos impacto lo que vivimos. Esa es la forma más directa y potente para desprendernos de los bloqueos, pero también hay otras alternativas, como un buen proceso terapéutico. Si alguien desea realizar este proceso solo, es factible, pero le va a tomar mucho más tiempo y va a ser más difícil que si acude a terapia. El apoyo de un profesional o alguien que pueda entender y apoyar en el proceso de ir sacando todo lo guardado es, realmente, muy necesario debido a que uno esta tan mezclado con todo lo que le ha pasado que no ve diferencia entre el bloqueo y uno mismo. Además, la inteligencia emocional de personas que han padecido mucho trauma en la niñez es muy baja. corazon-de-piedraAl sacarlo y procesarlo con alguien, es más factible la transformación.

No podemos evolucionar ni crecer mientras no enfrentemos los bloqueos porque nos someten y no nos dejan salir de un estado mental y emocional limitado. Los resentimientos guardados, las heridas no sanadas, las cosas que nunca se dijeron, todo lo que queda guardado con alguna carga emocional nos hace daño. Ese daño se puede traducir en problemas de salud, en dificultad para relacionarse, en frustración, falta de autoestima e incapacidad para realizarse. Estos bloqueos son como rocas pesadas que cargamos y nos impiden caminar libremente, nos impiden avanzar en el camino. Hay que comprender su función de protección pero no hay que quedarse con eso y asumirlo como parte de lo que somos. Este mecanismo nos ayuda a sobrevivir mediante una desconexión aparente. Digo aparente porque absolutamente todo lo que nos sucede y cómo nos sucede queda guardado en nuestro disco duro interior. Esta desconexión momentánea nos da un tiempo para adaptarnos pues si no nos adaptamos, simplemente morimos. En vista de que todos buscamos mejorar en la vida, no podemos mantener la desconexión activa. Para vivir plenamente necesitamos estar conectados con nuestros sentidos, nuestro cuerpo, lo que pensamos y lo que sentimos. Una vez que estamos enchufados con estas partes de nuestra existencia, podemos empezar a experimentar con más claridad aspectos de nuestra dimensión espiritual. Mientras más atención y más práctica tenemos en el arte de la auto-observación, más podremos distinguir lo que somos internamente y más puertas lograremos abrir para la evolución de nuestra conciencia. Los bloqueos emocionales van a suceder en la medida de nuestras experiencias, y si hemos aprendido a discernirnos mejor, podremos reconocerlos y resolverlos.

felicidadCuando estamos sin bloqueos el interior fluye hacia afuera, lo que se dice está conectado con lo que se siente, no hay miedo de ser uno mismo, se siente un sobrecogimiento total al contemplar a un picaflor extrayendo el néctar de una flor o al ver, relajado, una noche estrellada y sentirse parte de todo el universo, sintiendo esta sensación en cada célula del cuerpo. Estás desbloqueado cuando puedes mirar en tu interior con total honestidad, sin autoengaños. Estas desbloqueado cuando sientes el recorrer de la sangre por todo el cuerpo, cuando sientes la energía de la creación moverse en ti. Estas desbloqueado cuando puedes ver más allá de las apariencias, cuando escuchas una canción y tú te conviertes en sus notas musicales. Podemos tener momentos de total desbloqueo que nos dejan saber cómo se siente estar libre, pero por nuestro condicionamiento y el miedo con el que vivimos, volvemos a nuestro habitual bloqueo. El proceso de liberación va de la mano con el camino de despertar interior, con el camino del discernimiento y de la conciencia.

Si deseas recibir notificación de los próximos artículos registra tu correo en la página principal. Gracias por compartir nuestros mensajes con otras personas y por compartir sus experiencias o inquietudes.