ansiedadLa ansiedad es una enemiga semi silenciosa que nos puede consumir hasta destruirnos si lo permitimos. Por eso, es necesario que la reconozcamos y que la frenemos a tiempo. ¿Qué es la ansiedad y cómo nos afecta? Wikipedia tiene la siguiente información sobre la ansiedad: “La ansiedad (del latín anxietas, ‘angustia, aflicción’) es una respuesta emocional o conjunto de respuestas que engloba: aspectos subjetivos o cognitivos de carácter displacentero, aspectos corporales o fisiológicos caracterizados por un alto grado de activación del sistema periférico, aspectos observables o motores que suelen implicar comportamientos poco ajustados y escasamente adaptativos1 La ansiedad tiene una función muy importante relacionada con la supervivencia, junto con el miedo, la ira, la tristeza o la felicidad. Para preservar su integridad física ante amenazas el ser humano ha tenido que poner en marcha respuestas eficaces y adaptativas durante millones de años: la reacción de lucha o huida.2 3 En la actualidad se estima que un 20.5% o más de la población mundial sufre de algún trastorno de ansiedad, generalmente sin saberlo.”

No me voy a enfocar en el trastorno de la ansiedad o la ansiedad como patología que, como se explica en Wikipedia: “La ansiedad normal se presenta en episodios poco frecuentes, con intensidad leve o media y de duración limitada, ante estímulos previsibles y comunes y con un grado de sufrimiento y limitación en la vida cotidiana acotada. En cambio la ansiedad a niveles patológicos se caracteriza por sucederse en episodios reiterativos, de intensidad alta y duración excesiva, con alta y desproporcionada reacción a la amenaza, provocando gran sufrimiento y notable interferencia en la vida diaria.4

Mujer-abandonadaPartiremos de la ansiedad causada por cualquier tipo de estrés y, para que tenga más sentido relataré el proceso con un ejemplo. Hace como un mes, nos vino a visitar una ex empleada de Serenidad que tuvo que dejarnos por la salud de uno de sus hijos. Una excelente persona y excelente empleada. Lamentamos mucho su partida y mantuvimos contacto todo el año. Vino para solicitar que le apoyemos con un certificado de trabajo para que pueda aplicar a otro lado y nos contó lo que había sucedido en su hogar. Abandonada y traicionada por el marido, con 2 hijos pequeños, se veía obligada a buscar un ingreso porque él le quitó el apoyo que le estaba dando. Cuando nos enteramos me dio mucha pena por ella pero, en principio, no disponía de un presupuesto para contratarla y tampoco de un puesto. Me quedé un par de semanas con el pensamiento de cómo ayudarle pero estaba fuera de mi alcance. Un día, mientras visitaba a mi papá y le contaba como nos iba en el Spa, le comenté también de la situación de esta chica. En eso, mi padre me dijo: “¡No todo es el dinero, si puedes ayudarla, hazlo!” No sé si Clinica_Ansiedad_Estrés_Guadalajarafueron las palabras que uso, la manera que lo dijo o la forma en que me llegó pero ese instante le llamé y le dije que vuelva a trabajar. Ella no lo podía creer y empezó a llorar, desconsoladamente y, de paso, terminé yo también en gran llanto. Sí, tomé una decisión motivada por las palabras de mi padre sin tener la remota idea de cómo iba a salir adelante con todo. Por un lado estaba feliz y por otro lado empezó a consumirme el miedo de no generar suficientes ingresos para cubrir con todo. Al siguiente día ella volvió a llamar para ver si no había sido un sueño lo que pasó. Lo que para mi era un moderado ajuste para ella era la vida. ¡Papá tenía razón! Entró a trabajar el lunes, todos la acogieron con gusto y afecto y eso me emocionó aún más. En medio de todas estas emociones me tocó considerar: ¿y ahora qué?, ¿cómo lo voy hacer? Y, claro, la ansiedad empezó a consumirme. Ahora ya la conozco y los síntomas son claros: hambre sin fondo, intranquilidad, insomnio, nerviosismo y una pequeña incapacidad de pensamientos claros. Así empecé el lunes, el martes se hizo más fuerte y empezó la tascada de los dedos hasta que me dije: “cuánto tiempo más vas a dejar que esta ansiedad te impida ponerte en acción para buscar más fuentes de trabajo? Ves que te está haciendo daño, ¿qué temes? ¿Tomaste una buena decisión? ¡Sí!, ¿entonces?, ahora hay que hacer las cosas. Enfrenta tus miedos, tus bloqueos y el temor al éxito.”

Ahora sí, empecé a llamar por teléfono para ofrecer nuestros servicios, contraté un servicio de E-mail marketing y me empecé a mover. Acepté, nuevamente, que yo era el bloqueo más grande al éxito, algo que guardaba, silenciosamente, desde que asocié éxito con peligro por experiencias vividas desde pequeña. Vaya que es poco fácil superar “traumas” generados en la niñez pero no es imposible. La vida ofrece oportunidades y ya queda en uno hacer algo al respecto. Muchas veces he querido superar este miedo pero más grande ha sido, de por sí, ese miedo que, psicológicamente, atentaba contra mi vida. Como con cualquier “trauma” asentado en la niñez, no he Ganesha Wallpapers 14sabido como enfrentar ese temor. Lo reconozco, sé que está ahí y he encontrado mecanismos de protección que han permitido la supervivencia emocional. Ahora, tengo el reto, la oportunidad y necesito encontrar el camino. La noche del martes me dije a mi misma que no quería seguir angustiada y que dejaría que pase el día pero que el miércoles ya estaría bien. Me convencí de que amanecería bien y sin esa angustia. Esa noche tuve un sueño muy vívido en el que, en medio de un ritual shamanico, una mujer me leía las cartas. Ella impuso la lectura y me lanzó dos cartas, al virarse la primera me quedé sorprendida pues, sabiendo leer las cartas de Tarot, no imaginé ver otro tipo de cartas. Al ver la carta la reconocí inmediatamente. Era Ganesha, una deidad de la India. Atrapó mi atención y no presté la misma atención a la segunda carta. No recordaba cuál era el poder de Ganesha, solo recordaba que era una deidad importante. Así que, al despertar, me puse a leer un libro que tenía sobre Ganesha. Apenas abrí la primera página decía: “Ganesha, removedor de obstáculos.” Me quedé de una sola pieza. Me leí todo el libro para entender y atar cabos entre este acto de gracia del inconsciente confabulando con la universo y mi deseo de superar este miedo budaque ha obstaculizado muchas cosas para mi. ¡Wow, qué mágico es esto!

Yo no soy una persona de devociones religiosas pero, cuando vienen las cosas de esta manera, estimulan algunos procedimientos que ayudan en este caminar. De esas cosas de la vida que no se pueden entender con facilidad, justo en diciembre había encontrado un colgante de Ganesha que no tenía y lo adquirí. La pared principal del interior de Serenidad tenía colgada a Buda. Cuando regrese con los colgantes escogimos que vaya Ganesha en esa pared y pasamos a Buda a otra pared. Mantenía una relación “superficial”. Si bien había leído sobre Ganesha antes, jamás se quedó en mi atención consciente este tema de que era “removedor de obstáculos”. Esta experiencia de su aparición en el sueño me ha invitado a una relación más directa y vivencial, así que creamos un altar para relacionarnos con Ganesha. Esto ha hecho que me vaya entregando, con humildad, a los poderes del Universo. No sé si tenga la disciplina como para encontrar una relación más íntima pero, por el momento, me ha quitado la ansiedad en un 80%. No deseo hacerlo ligeramente así que me estoy tomando el tiempo para familiarizarme con su energía, sus bondades e irme entregando en el camino a su guía. Es lo mismo que cuando se inicia una relación con una persona. Invertimos tiempo para conocernos.

ganesha spaLo que puedo decir sobre el trabajo que he hecho con la ansiedad, que nace del estrés, es que hay que reconocerla, observar su accionar, tomar decisiones enfáticas sobre el tiempo que se desea que “eso” nos gobierne y, luego, encontrar un camino que funcione para cada uno que permita la liberación. Puede ser la distracción, el deporte, la entrega espiritual o “manos a la obra” como, en este caso, buscar más ingresos que me permitan soportar la carga económica. A mi me sirve aunque sea pensar en que el Universo me apoyará. No puedo quedarme con los brazos cruzados por pensar que dejo todo en manos del Universo. Definitivamente, necesito hacer algo y mi confianza se apoya en que el Universo me guiará y me presentará opciones válidas para nosotros. Después de varios meses y dependiendo el tiempo que dedique a desarrollar mi relación con Ganesha, veré resultados, los mismos que pueden ser totalmente diferentes a cualquier expectativa. Por ahora, mi enfoque está en superar el miedo, confiar en mi misma y entregarme a la guía que me pueda proporcionar esta maravillosa deidad.

Gracias por leer este artículo, por comentarlo, compartirlo y ayudarnos a expandir los mensajes que ofrecemos en el blog. Si deseas recibir notificación de próximas publicaciones puedes registrar tu correo a continuación. [subscribe2]