La convivencia se refiere a la coexistencia de dos o más personas dentro de un mismo espacio. En términos generales, dos personas adultas escogen convivir unidas por un afecto o por circunstancias que les ha juntado en su camino. En vista de que nos relacionamos desde el yo consideramos de manera prioritaria lo nuestro. Si bien es totalmente necesario que estemos en contacto con nuestras necesidades y sentimientos, es igualmente importante considerar al otro y tratar de comprender sus necesidades pues la convivencia se trata, al menos, de dos.

Generalmente, no asumimos con responsabilidad este tema. Lo hacemos por impulsos, por deseos, necesidades o afectos. No solemos considerar nuestro impacto en la vida de los demás y, por ende, hacemos las cosas sin consideración sobre el significado de la convivencia. Por eso, es necesario establecer, con claridad y desde un principio, las reglas o normas de convivencia que se logren acordar sin que eso sea una regla cerrada en el tiempo. La satisfacción de compartir el techo con otra persona depende del respeto y la claridad en la relación. Por eso me refiero a la importancia de hablar desde el corazón.

Gracias por leer y mirar el video. Si te ha servido, por favor, compártelo.