2012Por fin acaba este año lleno de expectativas, de miedos, de ideas manipuladas por el sensacionalismo y la falta de comprensión, no solo, de las profecías sino de todo lo que está sucediendo en nuestras narices y que, aunque lo vemos, más parece estar pasando desapercibido porque nuestra atención está enfocada en las posibilidades del futuro y no en la realidad del presente. No hace falta investigar en el pasado lejano de nuestros ancestros para constatar que muchas cosas muy intensas están sucediendo en la conciencia de la humanidad y que reflejan el proceso de un cambio. Los sistemas que nos han gobernado siguen demostrando que ya no funcionan, ya no sirven para el ser humano colectivo en que nos estamos convirtiendo. El socialismo, el comunismo, el fascismo, la dictadura y el capitalismo, todos han demostrado ser un fracaso. El sistema piramidal en que el de arriba maneja o gobierna a lo que está por debajo, a pesar del optimismo de sus promotores, parece estar cayendo al piso como la carta de la torre de los Arcanos Mayores del Tarot. Y, la verdad, no vivimos en un mundo piramidal sino más bien relativamente redondo y, aunque parezca ridículo, eso debe apuntar al sistema que mejor se aplica a la vida en este Planeta. El círculo se refiere a muchas cosas como: no hay principio ni fin, la mesa redonda del Rey Arturo que consideraba a todos por igual, todos somos uno, y sobre todo la sensación de estar completo. El espiral es otra de las formas geométricas de la cuál somos parte. Las huellas digitales son un gran referente, nuestra galaxia es otro referente. El espiral es un símbolo de crecimiento sea de adentro hacia afuera o de afuera hacia adentro, expansión y recogimiento, adentro y afuera. Está en la música, en el Reiki y en tantas otras expresiones de nuestra energía esencial. El simbolismo del mejor vivir está codificado en las cosas muy sencillas y simples como los ojos del humano que, se supone es, la especie más evolucionada en este Planeta. Todos los símbolos tienen su funcionalidad y su significado y, ahora, nos conviene entender mejor su significado oculto para lograr encontrar la paz y felicidad que tanto anhelamos en este conmovido Planeta. Aún así todo lo que hemos vivido como humanidad no es gratuito. Ha sido parte del juego divino, del ir y venir, del sueño y la vigilia, del Kali Yuga y el Satya Yuga.

Pero, ¿cómo hemos llegado a este punto del dial cósmico? ¿Es consecuencia de un proceso evolutivo de las masas? Y, ¿a qué responde esta mayoría? ¿El proceso humano es independiente del proceso del cosmos? ¿Es acaso demasiada coincidencia que estos cambios de raíz están sucediendo con lo que los antiguos Mayas, Hopi y demás tradiciones visionarias han señalado como el fin de una era y el inicio de otra era de más conciencia? Así como no podemos separarnos de la influencia del Sol, tampoco podemos separarnos del efecto de la revolución cósmica. Hoy en día tenemos acceso a mucha más información que otras épocas y nos permite conocer sobre las tormentas solares y lo que está pasado en nuestro vecindario cósmico de forma más masiva. Eso nos permite ir reconociendo patrones que afectan el comportamiento de todo en el Planeta. Por ejemplo, cuando hay una mayor actividad solar se ha notado un incremento de dolores de cabeza en las personas.

De acuerdo a Mitch Battros de Earth Chages Media: “una de las más conocidas profecías o predicciones de los antiguos Mayas es el mensaje de un cambio de paradigma en nuestra era. Decían que estamos ahora en un período de cambio y conflicto. El cambio viene de afuera por medio del clima, fenómenos naturales, movimientos celestiales (tormentas solares) y traumas creados por el mismo ser humano. El conflicto viene de adentro a manera de cambios personales, melancolía, sobrecogimiento, depresión, ansiedad y miedo. Se dice que estamos en una transición. Es el momento de escoger un nuevo camino, necesitamos decidir si tomar una nueva dirección comunitaria y personal, aventurándonos en lo desconocido, encontrando nuestra verdadera identidad, o quedarse en el mismo viejo camino que nos resulta familiar, predecible aunque muy difícil de sostener en esta época de cambios.”

solar_flaresPor otro lado, Heather Carlini del Institute for Therapy, Research and Transpersonal Education dice que “parece haber una conexión directa entre las tormentas solares y un efecto biológico en los humanos, especialmente luego del tipo “M” de tormenta solar.  Estas tormentas, que se definen como una súbita e intensa variación en el brillo del Sol que genera una explosión magnética emitiendo gran cantidad de partículas de muy alta energía y gases muy calientes que se desprenden miles de kilómetros de la superficie del Sol, afectan profundamente el campo magnético de la Tierra, generando terremotos, erupciones volcánicas, huracanes, tornados y tormentas de viento. Pero no solo eso, la actividad geomagnética influye en nuestros pensamientos. Carilni dice que ha notado, en sus investigaciones, que la actividad solar influye la conciencia humana, afecta al sistema nervioso central, la actividad cerebral, el comportamiento humano y toda respuesta psico-fisiológica. Nos puede hacer sentir nerviosos, ansiosos, preocupados, mareados, irritables, letárgicos, agotados. Podemos desarrollar dolores articulares y molestias inusuales. Además, afecta la memoria, nos puede dar taquicardias y nos genera una presión prolongada en la cabeza afectándonos con dolores de cabeza de varios grados. Continua diciendo que estas tormentas solares y las ondas de fotones están cambiando nuestra realidad física ya que tienen un efecto poderoso sobre nuestro nuestras células y esto hace que la memoria celular se despierte y se despeje. Esto se puede experimentar a manera de repentina sudoración o calentamiento del cuerpo. Nuestras emociones negativas son de baja frecuencia y están guardadas en nuestras células debido a experiencias o traumas del pasado que no fueron procesados y, por eso, se guardan en la memoria celular. La energía de los fotones es de una elevada frecuencia energética y hace que saquemos a la luz las emociones de baja frecuencia para que se puedan calibrar con esta frecuencia más elevada. El propósito de esta interacción es que empecemos a recordar el propósito de nuestra alma y que nos alineemos con la misma. Lo interesante de todo esto es que como esta energía es de alta frecuencia, crea el poder de manifestación instantánea de nuestros pensamientos. Esto no había pasado antes con la misma intensidad con la que está sucediendo ahora. La energía fotónica se conecta con nuestros pensamientos así que es importante que sepamos lo que queremos porque caso contrario manifestaremos lo que no queremos. Si estás en el proceso de cambio y transformación esta energía funciona bien para ti. Si sigues estancado en el pasado a través de la ira y la victimización, manifestarás más motivos para permanecer en ese estado hasta que estés listo para dejar ir.”

planeta humanoEntonces, toda esta dinámica está moviendo al Planeta y al Ser Humano de formas radicales. Leyendo el libro de Michio Kaku: La física del futuro, me quedé entre impresionada y asustada de los avances tecnológicos que están en camino y cómo eso afectará el cambio en la economía mundial. Todos estos procesos de cambios y evolución nos exigen, queramos o no, cambios en las estructuras que han formado nuestra realidad. En la economía y la política se notan los cambios más evidentes, pero la estructura religiosa también verá un cambio a su debido tiempo. De esto he venido hablando en el programa Reflexiones hace mucho tiempo ya y cada vez es más claro lo que está sucediendo y por qué. Estamos realmente viviendo un cambio de era. Esto es fascinante y espeluznante al mismo tiempo. Jamás (durante nuestra vida, al menos) hemos tenido a nuestro alcance tanta energía para poder realizar un proceso de transformación personal tan claro como ahora y es importante que fluyamos con el mismo puesto que se trata de reencontrarnos con nuestra verdad, recordar quiénes somos y para qué estamos aquí. Estamos pasando de una era en la que dominó el ego a una era en que dominará el alma. Estamos pasando del dominio de la razón al dominio de la intuición. Estamos elevando nuestra frecuencia para empezar a ver cosas que antes no podíamos con los ojos físicos. Este es un mega cambio y es poco fácil porque demanda muchísimo de cada uno de nosotros. Pero, escogimos venir en esta época y es, justamente, por lo que ofrece, así que mejor aprovecharlo que negarlo.

pensante rodinEntiendo que habrá mucha resistencia, sobre todo para quiénes encuentran su identidad en la razón. Hay que entender que la capacidad de raciocinio no va a desaparecer sino que así como la intuición estuvo sometida y negada por miles de años, ahora le toca someterse a la razón porque, al darnos cuenta del poder que hay en la intuición y el pensamiento abstracto, vamos a ir restando importancia y enfoque en el pensamiento racional, que nos ha servido bien para el mundo que estamos dejando atrás, y que ya no servirá igual para el que estamos entrando. Solo este cambio, de por sí, es muy intenso y difícil pues necesitamos adaptarnos a “pensar” con el corazón y no con el cerebro izquierdo. Ahora se activará con más fuerza el cerebro derecho y sin crear el desequilibrio que se dio durante la era de la razón. Es un giro total y esto es natural que asuste. Solo recordemos que podemos permitir que el miedo nos paralice o podemos fluir con los cambios aceptando que el miedo surge de lo impredecible, la incertidumbre y lo desconocido pero que, en el fondo, realmente no es desconocido, solo olvidado.

Ha existido tanta especulación sobre este año y, ahora, luego de haber vivido el 2012 podemos tener más claro su panorama. Este año ha sido terriblemente difícil para mi, sobre todo a nivel físico. El verano empecé con una lumbalgia que luego se transformó en unos dolores inusuales en un lado de la cadera, luego pasó al otro lado de la cadera y podía sentir como se movía no sólo en la cadera sino que recorría mi cuerpo de una manera novedosa e inusual. En el viaje a Iguazú padecí una aparente deshidratación, algo igualmente nuevo para mí y he experimentado una debilidad corporal como jamás antes en mi vida, al menos de la última década. Debido a las bajas defensas, al regresar a Ecuador me dio un trancazo que me tumbó en cama varios días y luego apareció la tos. Simplemente ha sido muy complicado a nivel físico y por largo tiempo. De ahí, el día que más he sentido la lluvia de energía fue el 12-12-12, mucho más que el 21 de diciembre. Ese día sentí un movimiento de energía e información en mi interior que me dejó totalmente conmovida. Ese día supe que la energía de un cambio de era se estaba anclando finalmente. Fue muy emocionante y me dio mucho alivio y mucha paz porque sentí que, finalmente, esa energía del cambio se asentó. Muchas más cosas se aclararon, cosas que rondaban el pesamiento pero que faltaba su anclaje sensorial. No sabría decir si lo que sentí fue consecuencia del enfoque de la energía humana para ese día, o si era algo más. Quizás era necesario que la humanidad enfoque su atención para que la energía del cambio pueda aterrizar con decisión en el Planeta. Lo único que sé es lo que experimenté y la información que eso me trajo.

Como sugerencia, para navegar en esta transción, podría mencionar que es importante que seamos gentiles con nosotros mismos en este proceso, no nos juzguemos tan duramente y aprovechemos la oportunidad para aprender sobre el desprendimiento, el dejar ir. La meditación, tiempo de contemplación y silencio son muy necesarios. Necesitamos dejar ir muchas creencias, formas de pensar que han sido condicionadas y que han dado una forma a la personalidad con la que nos identificamos como el Yo, pero no lo es. Es apenas el yo con el que el ego ha gobernado. El verdadero Yo es el que vibra con la frecuencia del alma y ahora es el momento para despertar. Así como seguirá habiendo movimientos telúricos en la naturaleza, pasará lo mismo con nosotros internamente pues es la única manera de desprendernos de lo obsoleto y renacer al nuevo ser personal y colectivo. Es un proceso inevitable así que mejor disfrutar el viaje y no dar rienda suelta al pánico sino más bien al nuevo entendimiento de lo que es el amor y el nuevo vivir de la conciencia para la humanidad.

¡Que tengas un viaje feliz y trasformador!

P.D. Si deseas, comparte lo que ha sido el años 2012 para ti. Si has tenido estas reacciones físicas que se mencionan y cómo has manejado el proceso. Gracias