Hoy pensaba en la relación que hay entre el acto de soñar cuando uno se acuesta a dormir y la idea que se tiene de tener sueños que realizar en la vida. Por qué decimos cosas como: mi sueño es hacer esto o aquello; mi sueño es convertirme en x o y; o algo como quisiera hacer realidad mi sueño. ¿Por qué ponemos en un estado de idealización al sueño que queremos en nuestra vida y de qué manera se relaciona esto con el acto de soñar al dormir? Claro que cuando nos referimos a los sueños que deseamos alcanzar no estamos pensado en el sueño que tuve anoche. Existe, entonces, una diferencia conceptual aunque sea el mismo término, pero me pregunto de dónde saldría esta relación y a quién se le habrá ocurrido usar el mismo término para dos cosas que, al hablarlas, parecen totalmente diferentes.

Los sueños que tenemos por la noche suelen pasar desapercibidos por la mayor parte de gente. Y claro, son tan llenos de incoherencias y simbolismos que no podemos interpretar fácilmente así que no merecen nuestro tiempo, aparentemente. En cambio, soñar despiertos, tener sueños que lograr suelen concentrar la mayor parte de nuestra atención. Considero que las dos formas de soñar son sumamente importantes sino que hay una gran diferencia entre la una y la otra. La de tener sueños que alcanzar diría yo que está más relacionada con el mundo del ego y la realización personal y los sueños nocturnos, al acostarnos, nos pueden abrir puertas a mundos inconcebibles para la mente racional. Quizás deba aclarar que cuando yo me refiero a realización personal me refiero a una realización muy válida, pero también muy limitada porque se concentra en el nivel personal y este tiene que ver con el yo pequeño de nuestra totalidad. Es bueno lograr la realización personal, pero hay una realización que es más placentera y es la realización espiritual. Sí puede haber una relación directa entre la realización personal y la espiritual, pero eso depende de qué tan alineado este el ego de la persona con la voluntad del alma. Si están conectados de manera coherente, puede referirse a una sola realización. Pero, si la realización personal se enfoca, sobretodo, en los temas de la mundanidad sin considerar las leyes universales y nuestra relación con el mundo que nos rodea, muy probablemente, no esté en concordancia con un propósito superior. Ahí es cuando puedo notar que hay una diferencia entre lo que se puede experimentar en el sueño nocturno versus el sueño despierto. Voy a explicarlo mejor narrando una experiencia.

No recuerdo hace cuánto tiempo habrá sido, pero fue entre este año y el año pasado que tuve un sueño que me reveló tantas cosas que hasta ahora lo estoy procesando. Ya mencioné algo de este sueño en otro blog y si, “mi amada tórtola” fue parte de esta expereincia. En el sueño, él y yo caminábamos juntos en la calle (puede representar camino de vida). La verdad, él me acompañaba a mí, me seguía. Le pedí, entonces, que me acompañe a la oficina de correos porque algo quería ver ahí. Llegamos allá y una persona que atendía ahí y que no parecía para nada oficina de correos, me entregó un folleto y me dijo: “ahí es donde tiene que ir”. Era un lugar rocoso, desértico, casi sin vida, pero ahí vivía un shaman con quien tendría que terminar mi entrenamiento, no sólo en temas de salud, sino en instrucción espiritual. Tomé el folleto y mi mente se enfocó totalmente en esa dirección. Pensé sólo en mí, no me importaba estar o no con él, mi libertad y realización espiritual eran más importantes. Así que, en principio, quise escapar por la puerta de atrás sin que él se dé cuenta para dirigirme a este lugar. Me fugué sin que él me vea, ya que se había distraído con algo más mientras yo revisaba este folleto. Al salir fijé mi mirada en varios lados para ver por dónde seguir mi camino y, al poco tiempo, el estaba nuevamente junto a mí. Le regresé a ver con una cara como diciendo: ¿qué haces aquí? Él me quedó viendo y me dijo: ¡tú me llamaste! dijiste: ¡ven, mi amor! Y él supo, exactamente, dónde yo estaba así que solo salió, de aquella oficina, escuchando mi supuesto llamado y se dirigió al lugar en el que me hallaba. Sentí que, realmente, no podría deshacerme de él así que me relajé y acepté, ipsofacto, seguir caminando juntos. En eso nos topamos con un parque que tenía caminos difíciles. Él escogió ir por un lado y yo por otro pero, al final del camino, otra vez e inevitablemente, nos encontramos y volvimos a estar juntos. Después, nos dirigimos a otro lugar y nos sentamos en las gradas de lo que fue, una vez, un club de tenis en el que crecí. Caminabamos libres, sin ataduras, libres para estar juntos porque era algo inevitable, algo natural. Luego de un rato, pasó mi padre y un empleado que había trabajado más de 30 años con la familia y me conocía desde adolescente. Al vernos juntos, los dos sintieron celos y fue evidente por los gestos de sus caras. En eso, “mi amada tórtola” me regresó a ver y con una expresión muy serena y totalmente clara de lo que nos unía me dijo: ¿por qué sienten celos? Esta puede ser una frase cualquiera, pero la intención y la energía que estaba detrás de esa frase explicaba completamente la comprensión de lo que es sentirse completo, de haber llegado a la paz original. Estas sensaciones que se tienen en este tipo de sueños no se pueden lograr en los sueños despiertos porque estas sensaciones no surgen del raciocinio sino de un lugar mucho más profundo.

Realmente, es complicado tratar de poner en palabras una experiencia sensorial abstracta que apunta a otras dimensiones de la existencia. Pero, lo que puedo decir al respecto es que entendí que los humanos nos sentimos incompletos porque para venir a la 3era dimensión, venimos divididos en la polaridad positiva y la negativa. Somos como el símbolo del Tai Chi, más conocido como el Yin y el Yang, pero venimos partidos en dos. Tenemos un poco de la carga opuesta en nosotros y eso nos impulsa a la búsqueda de esa otra polaridad para lograr la unión completa. Buscamos sentirnos completos a través de una pareja y, aunque eso ha cambiado porque también buscamos sentirnos completos a través de la realización, realmente, nos completamos cuando el polo magnético opuesto se junta con su original (así no sea unión de pareja). Mientras tanto vivimos en miedos, ansiedades e inseguridades. Pero, cuando los polos opuestos originales se encuentran ya no hay necesidad de seguir buscando, todo vuelve a la calma total de la creación. Los miedos se deslien, ya no hay ansiedad ni tampoco necesidades.

En el sueño los dos sentimos una paz que va más allá de lo explicable y fue tan vívida la experiencia que durante los siguientes 3 días dormí como bebé, con una paz que envolvía todo mi ser. No sé que tiene el número 3 pero se ha repetido varias veces y lo que sentí es que yo llegué al lugar tenía que llegar, sentí lo que tenía que conocer sobre el tema. Pero claro, volver a la tercera dimensión y estar tan fuera de sintonía en esta realidad con él, hizo que esa paz se desplomara. Aunque ahora no puedo revivir esa sensación de paz, tal como en el sueño, me he quedado con el sabor y lo puedo reconocer. No sé para cuándo me vuelva a servir haber tenido esa experiencia, pero sé que ya estuve ahí, sé de qué se trata y solo queda esperar que el alineamiento se dé. Otro momento les contaré por qué me refiero a él como “mi amada tórtola”, eso también surgió como consecuencia de vivencias místicas que me dejaron boquiabierta. En tal caso, dejo los enlaces de varios artículos relacionados a experiencias con él en los links anteriores.

Así que consideremos los sueños. Todos soñamos sino que hay que tener la intención de acordarse de los sueños y cuando te estés despertando, NO TE MUEVAS. Para poder recordar el sueño es importante que no te muevas porque eso hace que se borre de tu memoria inmediata y no puedes anclar el sueño. Existen muchos tipos de sueños y luego de trabajar años con ellos podrás discernir qué tipo de sueño es. Son maravillosos y llenos de mensajes codificados o simbólicos que nos pueden ayudar en nuestro camino de despertar.

Gracias por leer, comentar y compartir. Si deseas recibir notificación de los próximos artículos puedes registrar tu correo a continuación. [subscribe2]