alma gemela¿Cómo abordar un tema tan sensible y sutil? En un mundo en que, el despertar global se está empezando a sentir, éste es un tema inevitable. Impresionante todo el tiempo que hemos vivido dormidos, desconectados de nuestra esencia espiritual. Ahora, esta esencia, está despertando y nos está dejando saber todo lo que puede suceder a nivel del alma, cosas que están más allá del mundo convencional, más allá del espacio y del tiempo. Vivir experiencias que salen fuera del diario vivir han volcado los esquemas habituales de quienes viven enfocados en el mundo físico. Escribir sobre almas gemelas apelando al raciocinio es imposible. Esto no es como armar un equipo electrónico en una línea de ensamblaje con pasos precisos a seguir. Estamos hablando de un mundo sutil que no es en donde pasamos la mayor parte del tiempo ni es del todo familiar para la gran mayoría. Así que ofreceré información basada en experiencias personales, investigación y algo de especulación intuitiva.

He considerado y contemplado este tema con mucha atención desde 1990. Después de fundirme con el alma de Bernd, el terapeuta alemán con el que realizaba la terapia respiratoria, mi vida se transformó por completo. Empezó mi investigación sobre el tema. No puedo decir que Bernd sea mi alma gemela, pero tengo absolutamente claro que tuvimos una experiencia de almas. Entre Bernd y la siguiente experiencia de almas salí con alguien pero fue de esas relaciones pasajeras a las que se da vuelta la página sin dificultad. Luego apareció al “maestro”. Era abrumador lo que sucedía con él. Se metía en mis sueños y fue, justamente, por medio de un sueño que entendí que debía ser pareja de él. Yo le conté sobre este sueño y le dije que me daba asco pensar en él como mi pareja porque le veía como mi maestro. Él dijo que debo aceptar lo que experimenté en el sueño así que, clandestinamente, se convirtió en una pareja extremadamente rara porque todo era bajo sus condiciones y cuando él quería. Él tenía su pareja a la que, igualmente, la trataba como empleada más que como pareja, al menos frente a los demás. Por eso nunca tuve claro cuáles eran sus verdaderas intenciones. Debido a su activa participación en mi mundo interior, acepté que podamos ser almas gemelas. Es más, él mismo me lo hizo creer, finalmente, era supuestamente un maestro con una visión más clara que la mía sobre el asunto. Pero, algo no cuadraba para mí a pesar de todo lo que aparecía en los sueños y su capacidad para manipular a ese nivel. Estuve embobada, convencida por un tiempo. Hasta hablé con mi familia para indicarles que había encontrado la persona precisa paratwin flame1 hacer mi vida de pareja. Así de segura estaba, pero no era más que el estado de “embobamiento” que estaba bajo un conjuro ilusorio. Aún así esa parte inquisitiva no me dejó en paz y fue, a través de los sueños, como descubrí su falsedad. ¡Qué duro fue salir de esto! Me generó mucha desconfianza en mi capacidad de discernimiento sobre las relaciones íntimas y la claridad de percepción sobre las intenciones de otras personas. No tuve mejor reacción que la de buscar engordar para protegerme de mi misma y de que se me acerquen pues, al no poder discernir ni ver la verdad, sólo podía buscar una manera de protegerme y esa fue la mejor opción. Una vez virada la página, simplemente, se acabó. Quedó un mal sabor de la experiencia con matices importantes en lecciones que me servirían para el resto de la vida. Esto generó mucha confusión sobre el tema de almas gemelas, ¿será que existen? Todo estaba en el aire hasta que apareció “mi amada tórtola”. La verdad que desde los años 90 pedía al Universo el contacto con mi alma gemela. Es una añoranza intrínseca en los humanos porque es parte de esa semilla de sabiduría natural con la que nacemos. Me di cuenta de que no era cuestión de pedir sino que muchas cosas necesitaban alinearse para que un evento, de esa magnitud, se dé de acuerdo con el contrato adquirido antes de encarnar. Así mismo, en mi ignorancia, he pedido la iluminación en algunos momentos del proceso de despertar interior y no ha sido cuestión de pedir, eso se dará cuando la semilla haya germinado, así que el poder de la mente tiene su potencial y también su limitación. No es cuestión de pedir, es cuestión de prepararse para estar alineado con lo que se pide y ahí se manifiestan las cosas.

Con todas las experiencias de percepción equivocada que he tenido sobre las relaciones afectivas me ha costado aceptar cualquier tipo de seguridad sobre este tema. No quisiera caer en la certeza de una claridad que es un espejismo y, por eso, he puesto en tela de duda, todos estos años, el origen de la relación con “mi amada tórtola”. En otros artículos de inicios de este blog narro muchas experiencias, rarísimas, que me han sucedido con él. Me ha dado mucha pena que, aún siendo él parte de las experiencias, las cosas hayan sido interpretadas más conscientemente de un solo lado pero esas han sido las condiciones de la experiencia, al menos hasta hoy. Debido a esa “inseguridad” en la confianza a mi percepción en este tema en el cual, por lo cierto, es muy fácil caer en la ilusión debido a las necesidades afectivas naturales que tenemos como humanos, he dudado todo el tiempo de que él sea lo que yo llamo: “la misma alma” y que también se conoce como la flama divina. No puedes imaginar las miles de señales y comprobaciones que he pedido al Universo. Puedo decir que he recibo más señales de las que he pedido pues, aun sin solicitarlas, he recibido notitas de confirmación. Ha sido tan evidente que me he preguntado si yo misma he generado esas señales y no he podido responder esa pregunta. Lo que si sé es que, sin esperar una respuesta especifica, he recibido señales tajantes. Mi lucha interna ha sido terrible pues no he querido que él sea esa alma que tanto he añorado, twin flameespecíficamente porque el alma con la que he estado en contacto no tiene casi nada que ver con la persona que él es, pero así me ha tocado y todavía estoy en el proceso de hacer las paces, ya sea, con la aceptación de esa posibilidad o la esperanza de estar equivocada.

He leído muchos libros sobre Almas Gemelas con el afán de entender si esto existe y cómo funciona. Dos libros que me han impactado son The Eternal Quest de Joseph Whitfield y Lazos de Amor de Brian Weiss. El primer libro lo leí hace muchos años y me absorbió la trama. Una historia mística de amor en la que dos seres se encontraban en diferentes vidas bajo diferentes circunstancias y que la base de su encuentro era el amor en sus miles expresiones. En ese entonces no había tenido ningún tipo de encuentro con alguien a quien pueda considerar un alma gemela. En aquellos años de estudio me encontré con conceptos como almas grupales, almas gemelas, relaciones kármica, flamas divinas o hasta misma alma que abordó Jeffrey Wolf Green en sus libros de Astrología Evolutiva. El libro de Brian Weiss lo leí una vez que ya había conocido a “mi amada tórtola“. Recuerdo que estaba en Guayaquil durante una semana de trabajo y adquirí el libro para leerlo en las horas libres. Apenas abrí el libro, al leer el primer párrafo, me diluí en un llanto sobrecogedor. Parecía que narraba mi historia en su primera página. Ese sentimiento que me inundaba cada que sucedía algo decidor sobre esta conexión se hizo presente una vez más. Es como si entrara en otra dimensión de almas gemelas1existencia, totalmente fuera de la tercera dimensión. Al menos eso ya había identificado luego de un par de años de experimentarlo. Es muy difícil entender lo que funciona a nivel del alma cuando se está viviendo una experiencia muy mundana en la que nos encontramos divididos, aunque eso sea una ilusión. En tal caso, en mi fondo sabía que algo debe existir que haga que dos seres se magneticen de una forma profunda, esencial. Considerando que vivimos en un mundo dual, de polaridades en que la totalidad es la unión de esas polaridades, marcadas por una semilla interna de su extremo polar, exactamente como el símbolo del Tai Chi, resulta evidente que existe una atracción de polaridades con el afán de lograr la unión completa. Eso se manifiesta en todo. Todo nace del Tao, el vacío que crea la dualidad y polaridad: yin y yang. Sólo con ese símbolo se puede entender los principios de la medicina oriental, los principios de la naturaleza. Todo contenido en un símbolo. Se dice, en la filosofía oriental que del Tao nace el Tai Chi, del Tai Chi nacen los 5 Elementos (madera, fuego, tierra, metal y agua) y de los 5 elementos nacen los 8 trigramas y, de ahí, nacen las 10 mil cosas. Como lo dicen ellos: Wu Ji (no polaridad)→ Tiaji (máxima polaridad)→ Wuxing (los 5 elementos)→ Pa-kua(los 8 trigramas)→Wanwu(las 10 mil cosas). Este es un concepto fabuloso que requiere mucho estudio y observación para comprender y comprobar.

F122El ser humano tiene la capacidad de experimentar desde el Wu Ji hasta el Wanwu, desde el vació de la creación hasta las 10 mil cosas. Esto nos vuelve muy complejos en la balanza que se inclina hacia el Wanwu y muy simples en la balanza que se inclina hacia el Wu Ji. Simplicidad y complejidad, expresiones de la polaridad. Estos principios no nacen al azar sino que se basan en cuidadosa observación y profunda meditación. Son principios que expresamos en todos los aspectos de la vida sino que, el estilo de vida moderno material, ha hecho que dejemos la observación de las cosas pequeñas que contienen las verdades más grandes sobre el Universo. Entre lo que estudié y las experiencias que surgían en las meditaciones tuve, una vez, una percepción que plasmé en esta imagen a la izquierda. Entendiendo que alguna vez se creó o nació una energía de la misma vibración pero en expresiones de polaridad positiva y negativa o yin y yang. Esta energía inicial se divide pero, al dividirse, cada una lleva dentro de sí, el registro de su expresión polar. Así empieza el vida material del alma: unidos en el nacimiento, sin memoria, inconscientes, juntos como uno pero dormidos. De ahí elmitosis1 viaje empieza cuando el Tai Chi se separa. Cada polaridad empieza un viaje de inconsciente a consciente, de inconciencia a conciencia. En ese viaje, que es como el proceso de la mitosis, debemos llegar al extremo más distante de inconciencia e ignorancia, ajeno totalmente a uno mismo, antes de iniciar el viaje de regreso a la conciencia total, a la conciencia lumínica en que las dos polaridades vuelven a encontrarse, en la luz, y se unen para regresar al vacío de la creación despiertos, en total conciencia, y luego empieza el juego cósmico otra vez. Ahora, si observamos el proceso de la mitosis, notaremos que lo que comento es exactamente lo mismo pero a nivel espiritual. Esto es lo que acoge el concepto de geometría fractal. Por eso, si entendiéramos todas las dimensiones de una célula y aplicáramos ese conocimiento a la existencia, comprenderíamos todo sobre el Universo.

twin flame3Ahora, ¿cómo reconocer si estamos teniendo una experiencia de almas gemelas, relación kármica o flamas divinas? Si hay que diferenciarlas puesto que la relación con un alma gemela puede fluir maravillosamente, pero la relación con la flama divina, en cambio, suele ser caótica, al igual que la relación kármica por eso, a veces, se confunde la flama divina con la relación kármica, pues las dos son intensas, conflictivas, hay fuerte atracción. En el caso de la relación kármica, la atracción y la intensidad se deben a la necesidad de juntarse para resolver cosas pendientes. En el caso de la flama divina la atracción y la intensidad se debe al origen de su creación (el fuego del amor eterno). En las relaciones kármicas no suele haber la plenitud de la comunión espiritual. En el caso de las flamas divinas a pesar de que, a nivel personal, sea caótica, a nivel espiritual es una unión magnética que no puede ser destruida. Entonces, podemos caer en falsas interpretaciones debido a los síntomas. En el caso de almas gemelas hay mucho más empatía personal que el caos que se experimenta en las relaciones personales de flamas divinas, pero no se igualan a nivel espiritual. Hay ciertos síntomas que se repiten en todos estos casos pero me concentraré en los síntomas de flamas divinas:

– un sentido inmediato de familiaridad con esa persona

– una sensación de que se le ve en lo más profundo de su ser, algo que no pasa con las relaciones convencionales

– una capacidad para percibir su estado mental, emocional, como si existiera un cordón de conexión en el que se transmiten cosas muy esenciales

– generalmente, no viven en la misma ciudad o país

– aparecen en momentos críticos o cuando están comprometidos con otra relación

– se convierten en espejos mutuos

– las relaciones de flamas divinas, a diferencia de almas gemelas, son muy caóticas, intensas, muchos conflictos, mucho sufrimiento

– te sientes como que esa persona es tu hogar en los niveles internos

– recuerdas eventos de vidas pasadas o tienes sensaciones de haber estado juntos muchas vidas y de cosas que sucedieron

– uno de los dos suele estar más avanzado en el sendero espiritual o está vibrando una frecuencia superior

– se necesitan mutuamente para evolucionar espiritualmente. Cuando están en contacto son un estímulo poderoso para impulsarse en su camino de despertar espiritual. A pesar del caos a nivel personal, su proceso de transformación y elevación espiritual es estimulado por el mero contacto

– experimentan el amor incondicional en los niveles más profundos, consciente o inconscientemente

– la intensidad de la relación puede hacer que uno de los dos salga corriendo de la relación pero, por más que terminan mil veces, mil veces regresa el contacto. La persona que corre de la relación suele darse cuenta del vínculo esencial luego de alguna crisis o catástrofe personal

– amigos y personas cercanas al drama de la relación de flama divina no soportan la relación y sugieren que se rompa esta conexión y se muevan a otra

– la relación se caracteriza por picos de alta intensidad y picos muy bajos de frustración y sufrimiento

– la relación es una puerta multidimensional

– los dos sienten que hagan lo que hagan, pase lo que pase, no pueden romper definitivamente la relación

Para que las flamas divinas puedan unirse necesitan encontrar la armonía en la relación, necesitan desarrollarse lo más posible, a nivel espiritual, porque el propósito de su unión es traer la luz del amor divino al Planeta. Es por esto que en estas épocas de tantos cambios energéticos, en el Universo, se están encontrando las flamas divinas. El trabajo que hacen no solo afecta su relación, en particular, sino que su encuentro y el trabajo que hacen está puliendo el sendero de la transformación del amor tal y como lo conocemos. Es, en parte, por eso que son relaciones tan difíciles, dolorosas y caóticas. Pero, cuando están juntas estas dos almas, a través de su presencia física, el bienestar interior es incalculable.

Gracias por habernos leído. Esperamos que haya dado pautas y ayudado en este arduo camino de despertar del alma. Comparte y comenta el artículo. Cuéntanos tu experiencia de almas gemelas pues ayudará a otras personas. Si deseas recibir notificación de próximos artículos registra tu correo a continuación. [subscribe2]