Generalmente, mientras más cercana e íntima es una relación, más nos permitimos enseñar nuestros lados oscuros y eso está bien. El problema que se puede notar en algunas relaciones, que llegan a tener mucha cercanía, es que a más de que vean nuestros lados oscuros, solemos descargar nuestra ira, frustración, inconformismo y los conflictos internos en aquella persona, justamente por estar tan cerca. Esa no es la mejor manera de cultivar y sostener, en el tiempo, una relación de ese calibre. Muchas veces descargamos nuestros sentimientos encontrados con un maltrato desmerecido y creemos, inconscientemente, que podemos darnos ese lujo porque […]