Por fin acaba este año lleno de expectativas, de miedos, de ideas manipuladas por el sensacionalismo y la falta de comprensión, no solo, de las profecías sino de todo lo que está sucediendo en nuestras narices y que, aunque lo vemos, más parece estar pasando desapercibido porque nuestra atención está enfocada en las posibilidades del futuro y no en la realidad del presente. No hace falta investigar en el pasado lejano de nuestros ancestros para constatar que muchas cosas muy intensas están sucediendo en la conciencia de la humanidad y que reflejan el proceso de un cambio. Los sistemas que […]