customs agentEl prejuicio es algo que, prácticamente, todos lo experimentamos. Significa, básicamente, crear una opinión o una idea de algo o alguien antes de hora y basado en una experiencia unilateral. Les cuento lo que me sucedió justo ayer. Viaje a EEUU para realizar un nuevo curso de Jin Shin Jyutsu, una terapia fabulosa que practico desde 1993 y de la que estaba necesitando una actualización. En Miami todos tenemos que pasar por aduanas. Nos envían a diferentes agentes y nos ponen en cola para la revisión. Yo llegué justo a una fila y estaba octava el rato que llegué a la cola. La señorita que atendía, se demoraba más de lo usual con cada persona. Veíamos cómo las otras filas se movían mas rápido y no había posibilidad de cambiarse porque seguía entrando gente a las diferentes colas. La agente parecía que espulgaba hasta el último detalle. Las personas que estaban adelante mío empezaron a preocuparse por la pérdida de conexiones para viajar a otras ciudades. Luego de que pasó una pareja, era la cuarta en linea. Esperaba que se apure y, justo ese instante, la joven que le tocaba se dispuso a caminar hacia la agente y ella la detuvo y le dijo que espere. No sé a que se dedicó la agente en su ordenador, pero se tomó como 8 minutos mientras nosotras esperábamos viendo Waitingcómo las demás colas fluían. Ese rato se me subió la temperatura corporal debido a las iras y empece a sudar. Usé el pasaje de abanico y a manera de protesta silenciosa pero la agente ni se inmutaba. En ese momento decidí parar, cerrar los ojos y tener un dialogo interno conmigo misma. Me pregunté si había alguna lección de paciencia en esto. Era obvio que sí. Entonces, me pregunté: ¿qué opciones te das para manejar esta situación que esta generando iras en ti? Entonces, tome una respiración profunda y decidí conectarme con la luz divina, me envolví en ella y le envolví a la agente en la luz. Luego, le pedí a la luz que me de una señal de que me ha escuchado y solicité que, ya que la agente se demoraba tanto con cada persona, que en mi caso no se demore y me deje ir rápido. Estaba enfocada en calmarme y rendirme a la gracia divina. Después de como 30 minutos de haber estado en una cola de apenas 8 personas, llegó mi turno. Saludé, me pidió el pasaporte y mientras lo abría noté un nombre extraño en su identificador. Le pregunté de dónde era ese nombre y me dijo que era irlandés y no sabía lo que significaba. Entonces me preguntó a que venía a los EEUU meditacion2y le comenté del curso. Me preguntó si eso sería bueno para el estrés post-traumático y le dije que sí y que había otras opciones. Me dijo que ella estaba padeciendo de esto y que le de algún consejo. Le recomendé las esencias florales, pensé en la chamomile (manzanilla) que es para la tensión nerviosa y la ansiedad y, por algún motivo, se me vino a mente la yerba santa. Ella me preguntó para que servía esa esencia y le dije que era buena para los traumas de la niñez y ella dijo: ¿como en casos de violaciones? En ese momento me sobrecogí pues me estaba confesando su pasado. Le dije que sí, le anoté los nombres de las esencias y dónde las podía conseguir. Me alzo a ver con una mirada de profundo agradecimiento y me dijo: “you are blessed” (bendita eres)…. En ese momento me entregó los documentos, había tomado menos de la mitad de lo que se tomó para atender a las otras personas, me di la vuelta y me fui conmovida a tal punto de caminar en lágrimas. En vez de haberle desafiado con mis iras sutiles, ella terminó transformándolas en compasión y ternura. Y eso, además, se mezcló con la señal que había pedido al Universo/Luz Divina para saber si había escuchado mi petición. Fueron momentos internos muy mágicos y estaba totalmente sobrecogida. No sé cuantas veces mas seguiré insistiendo en pedir señales después de que siempre que las he pedido me las ha dado y yo sigo sin poder creer semejante posibilidad y magia.

EnragedLo mas habitual a mi alcance era acercarme con iras, sin animo de sonreirle y menos preguntarle sobre su nombre. Pero, me ofrecí la opción de cambiar mi reacción habitual y rendirme al momento presente. No sé que me impulso a preguntarle sobre su nombre como tampoco sé que me hizo sugerirle la esencia yerba santa que no tenía que ver con el estrés post traumático de su trabajo pero al parecer las dos cosas le llegaron a ella. No puedo seguir haciéndome juicios sin saber pero hay cosas que se pueden deducir por sus comentarios pues, ¿por qué habría de mencionar la violación al referirme a traumas de la niñez? Generalmente, mencionamos o hablamos de lo que conocemos o de las asociaciones que tenemos con las cosas. Lo interesante fue que, al vivir el momento presente sin dejarme gobernar por la ira ni el prejuicio, sucedió algo mágico, al menos para mi.

lockedLa mayor parte de seres humanos vivimos de forma automática nuestra programación. Damos vuelta en un círculo de vicios mentales que nos fueron programados y/o aprendimos de acuerdo con las experiencias de vida. Como vivimos en un mundo encerrado y separado de todo y todos, no nos damos cuenta de que podemos expandir nuestra mente, romper los hábitos mentales y ofrecernos otras opciones. El momento en que me ofrecí a mi misma otras opciones que salían de lo habitual, no solo que expandí mi mente sino que me abrí a experiencias profundas, de esas que realmente topan por dentro y que tienen un impacto. Hay círculos habituales de los que todavía no salgo porque me falta luz para darme cuenta de los puntos clave que me permitan ver con mas amplitud y que sean los estímulos para la transformación. Esto es como ir descubriendo un camino en que cada paso es un pilar en la construcción de ese retorno al reconocimiento puro de quien se es en esencia. En la medida en que se trabaje internamente con uno mismo se van dando pequeños caminocambios, pequeñas transformaciones. Se van aprendiendo las herramientas que forjan el camino y luego se las va aplicando con mas fuerza según el requerimiento. La práctica es lo único que a uno le puede sacar de esa ensoñación de la identidad y el patrón mental habitual. Y, claro, todo empieza con darse cuenta que vivimos encerrados en una dinámica que llamamos personalidad sin reconocer que esa personalidad es, sobre todo, una programación. Sí, hay tendencias naturales pero que, según las experiencias de vida, se potencian o se reprimen. Si no tenemos claras cuáles son esas tendencias, simplemente pasan a ser parte de esa mazamorra de creencias que forman la identidad.

Entonces, te invito para que te des opciones diferentes a tus reacciones habituales. Te invito para que entres en un camino para domar tu mente, tus creencias, tu identidad hasta que te liberes de ella y, simplemente, seas. Esto requiere práctica diaria, requiere decisión, voluntad y un profundo deseo de saber quién se es y de experimentar lo divino en el día a día.

Si deseas recibir una notificación de nuevos artículos, por favor, registra tu correo en la página principal o envíanos un correo con tus datos para ingresarlo.