Quería comentarte que esta semana estaré en Argentina. Voy a las cataratas de Iguazú y al concierto de Dead Can Dance. Me acompañan Paulina (führer) y Rubén, personas detallados en el artículo de la risoterapia. Hemos esperado este viaje con muchas ansias. Rubén y yo cumplimos años y es la primera vez que me obsequio tremendo regalo por un onomástico. Y claro, confieso, ya son 50 y eso de medio siglo suena denso, pero yo sigo en plena adolescencia, ehem!!!!

Aunque me hablan maravillas de Buenos Aires y sé que es una ciudad increíble pues la he visitado antes, la verdad yo no soy de ciudades, por eso cada vez me siento un chance más ahogada en Quito. Estar en semejantes cataratas, escuchando el agua, la naturaleza, estar en ese estado de contemplación y admiración de lo natural, simplemente, es el mejor regalo del mundo. Así que estaré distante de la tecnología, aunque espero encontrar inspiración para un par de videoblogs.

EL concierto de Dead Can Dance, cayó de película, me enteré de pura casualidad y me tocó cambiar pasajes para poder ir. Ellos fueron muy importantes en el programa New Age, cuando estaba en Radio Visión y, claro, en la Bruja también, pero se separaron por un largo tiempo. Así que su regreso es sorpresivo y el disco está fabuloso. Disfruto mucho de los conciertos de rock, pero la verdad, estar en un concierto de New Age con un grupo con este, que además no saben en qué genero ubicarle, pues es de los mejores regalos que pueda ofrecerme.

Así que veamos como se da la semana, no tengo idea si tenga tiempo o no para escribir. Hasta la próxima.