La apertura hacia el interior nos brinda la apertura en todas las direcciones hacia afuera. Ya no podemos darnos el lujo de tener miedo de mirarnos porque el costo de no hacerlo es demasiado grande. Además, lo que se mira inicialmente no es uno mismo sino toda la construcción de experiencias y condicionamiento que necesita ser sanado, liberado, perdonado, resuelto para poder seguir penetrando en ese interior maravilloso y mágico que todos tenemos. Si, por naturaleza no buscáramos amor, felicidad, alegría, podríamos pensar que nuestra naturaleza es otra. Es por algo que todos buscamos lo mismo. Las circunstancias nos llevan por innumerables caminos de luz y oscuridad pero todos buscamos lo mismo. Sentirse feliz, realizado, amado es lo que nos genera la mayor satisfacción de existir.

En medio del camino para alinearnos con esa luz esencial que nos hace buscar estos aspectos mencionados, podemos pasar por la ilusión de creer que todo lo que percibimos internamente es una verdad de nuestra alma y no es así de fácil. Es cierto que hay personas que han logrado despertar a dimensiones superiores de conciencia y, por ende, tienen una visión de vida más amplia y distinta que la mayoría. Lastimosamente, es grande la cantidad de gente que continua en el la repetición de lo que escucha sin tener su propia experiencia. Escucho tanto hablar de la 5ta dimensión, muy poco o nada de la 4ta dimensión y, sin embargo, más parece haber confusión que claridad porque la mayoría solo repite. Nos pasa a todos, repetimos sobre cosas que no conocemos profundamente pero que resuenan. Eso tiene su validez pero no se podrá comparar con el momento en que tengamos la experiencia directa de algo y que podamos tener la película clara.

Cuando tuve esa experiencia de amor incondicional que me llegó un día sin esperarlo, me di cuenta de que todo lo que había construido al respecto estaba lejos de la verdad. Aún así, no me atrevo a aferrarme a esa experiencia porque creo que hay más que necesita despertar sobre ese tema. Esa experiencia me llevó a darme cuenta de la diferencia entre vivir con la teoría de algo y la mega diferencia que puede habar con la verdad de algo y cuánto se puede manipular en base a la teoría. Una vez que se tiene la experiencia directa todo cambia.

Es tan fácil vivir en la ilusión de la vida. Inclusive en la ilusión de la espiritualidad porque el nivel de autoengaño puede ser enorme. El proceso de alineación entre el Yo Superior y el Yo Inferior es un viaje de vida en que, conforme vamos puliéndonos internamente, la brecha entre estos extremos va disminuyendo y podemos, realmente, sentir la presencia de la energía del alma manifestándose a través de nuestro ser mundano. Claro, deja de ser mundano en cuanto al término pues esa unión es una proclamación divina de manifestación de la luz a través de nuestra vida diaria.

Aquí te dejo esta reflexión que espero sea de utilidad en tu camino. Recuerda visitar el home del blog para que mires las herramientas que te ofrecemos a través de los libros, ebooks, audiolibros y cds. Gracias por leer, por mirar el video y sobre todo por compartir nuestro contenido con otras personas. 🙂

Deja una respuesta