La segunda semana de octubre 2012, iniciamos un ayuno para una limpieza orgánica con algunos miembros de Serenidad. Ellos no tenían experiencia en realizar este tipo de limpiezas así que sería un reto interesante. Iniciamos el sábado 6 de octubre comiendo solo fruta todo el día para que el domingo, que hiciéramos la purga, los intestinos estén dispuestos a liberar la mayor cantidad de desechos posibles. Preparamos la purga el sábado, mientras trabajábamos, y cada quien se llevó tu litro de purga para tomar el domingo a primera hora. El domingo iniciaría el ayuno líquido. Quedamos en tomar ya sea un caldo de un vegetal o un jugo natural y orgánico. Los 3 primeros días son los más difíciles, hasta acostumbrarse a no comer. Hacerlo en grupo ayudó mucho. Fue interesante notar las reacciones personales pero, en general, todos se sintieron mejor y pudieron dormir muy bien. Patricio fue el único que tuvo alguna dificultad debido a una gastritis que padece, así que no hizo ayuno completo sino que consumía algo de arroz en cada comida para evitar las molestias.

Los ayunos realmente son muy saludables. Pude aprender sobre este tema desde 1990 cuando fui por vez primera a la Buchinger Klinik en Überlingen, Alemania. Fue una experiencia sensacional. Los detalles los narro en los dos libros que he publicado. En tal caso, luego de hacerlo por algunas veces en ambiente profesional, tuve la tranquilidad de hacerlo por mi lado. Mas que bajar de peso, lo bueno es el bienestar que genera en todo el organismo y la manera en que se limpian hasta los sentidos. Hay que recordar que cuando se deja de comer, al menos en este proceso, el cuerpo reconoce la ausencia de alimento y empieza a guardar reservas. Entonces, al principio lo que se elimina es exceso de líquido, más que grasa. Los primeros días se puede bajar unas cuantas libras pero si se hace por períodos más largos, se baja menos, pero si se sigue bajando.

Fue muy interesante notar el efecto que las emociones y el estando mental tienen sobre el cuerpo. Los estados que generan tensión hacen que se retenga líquidos. Cuando se está en paz, todo fluye, no hay necesidad de retener nada.

Ahora, si es mejor realizar este proceso con alguien que conoce bien del asunto. No recomiendo lanzarse a la aventura sin una preparación adecuada. Nosotros hablamos por un par de semanas sobre el teman antes de hacerlo para que se vayan preparando, consciente o inconscientemente, a la falta de alimento, a dejar la costumbre de comer.

 

Les voy a dejar con el testimonio de 3 de ellos ya que Cecivel no estuvo presente para video.

 

Aquí tomando el tecito, como postre, luego del jugo y con un poco de miel de abeja pura para evitar que se baje la presión y ayudar con energía, por el nivel de azúcar que contiene.

Gracias por leer, comentar y compartir. Si deseas recibir notificación de los próximos artículos puedes registrar tu correo

Deja una respuesta