¿Qué tanto control te gusta tener sobre tu vida? ¿Qué tanto control quisieras tener sobre las cosas que haces o que te suceden? La mayor parte de gente quisiera que todo salga como tiene planificado y que los resultados sean los esperados pero no siempre suceden las cosas tal y como uno desea. Entonces, nos invade la frustración, nos cambia el genio, nos cambia el día. Si no tenemos una gran capacidad de aceptación y adaptación a las circunstancias la vamos a pasar mal. Querer tener control sobre circunstancias externas es una ilusión. Planificamos un picnic para un hermoso día de verano y, de pronto, se pone a llover, vaya ¡qué frustración! Nos enamoramos de alguien que no siente igual, caray, ¡qué frustración! Queremos que un ser querido viva mientras vivamos nosotros y se muere antes de lo deseado, por dios, ¡qué dolor e incertidumbre! No tenemos control, realmente, sobre las cosas externas a nosotros, pero tampoco tenemos mayor control interno y este es el único sobre el que podemos hacer algo. En el año 2012 ya escribí algo sobre el tema con el mismo título sino que esta es la segunda vuelta. Así, estas consideraciones van y vienen repetidamente para no desviar la atención de aquello que necesita ser pulido. Aún así, mientras no se vaya realizando el proceso necesario se entenderá el tema por partes y perspectivas sin lograr una integración.

yoda controlEl ser humano tiene una necesidad, como parte de su manifestación física, de controlar las cosas para satisfacer su seguridad. Esta seguridad promete darnos lo que buscamos en este mundo material. Pero, ¿qué es lo que realmente buscamos? Generalmente, queremos paz, amor, felicidad. Todo esto nace en nuestro interior. Puede ser estimulado por cosas externas a nosotros pero son estados internos. Si dependemos de estos factores externos viviremos todo momentaneamente. Y sí, la vida está hecha por momentos, sin embargo, hay estados internos a los que se puede llegar y que son, relativamente, continuos y forman la base de cómo vamos manejando y comprendiendo la vida. Por varias décadas he ido observando el tema del control. Todo empezó con una identificación cuando escuché las enseñanzas de Yoda a Luke. «Control, control, debes aprender el control». Estas fueron palabras que me impactaron como adolescente pero estaba perdida de su verdadero significado. En la época del cambio de siglo, un ser de luz apareció, repentinamente, para decirme: «necesitas aprender control». Mi reacción fue preguntarle qué quería que controle a lo que este ser respondió, únicamente y por dos veces más: «control». Luego de eso desapareció. Como no comprendí no le dí muchas vueltas al asunto. Al año o quizás dos años más tarde, apareció de nuevo para decirme que ya había comprendido lo que me quiso decir por «control». Ese momento no se me ocurrió nada pero cuando terminó de hablarme con sus frases cortas y dirigidas, comprendí que se trataba de controlar pensamientos, emociones y cuerpo. Quedé clara sobre el tema pero en el aire sobre cómo hacerlo. Han pasado alrededor de 14 años y no he podido avanzar notoriamente en ese camino. He comprendido que cada cosa que hago me acerca o me aleja de la fuerza que necesito para tener dominio sobre mi misma. Es que, realmente, entender algo no depende de tener la idea o la teoría claras. Depende de la realización en las vivencias y la manera en que extraemos las lecciones de las experiencias de vida. Cada uno nace con una dosis de fortaleza interior que hay que cultivar para que rinda sus frutos. Lastimosamente, el mundo actual ha olvidado la importancia de la cultivación interior y crecemos llevados por la corriente del río. Entonces, esa fortaleza interior se pone a dormir hasta que la necesitemos. Si se vuelve extraña a nosotros nos Buddha-meditandotomará más tiempo aprender a usarla, aunque sea algo natural. Eso se debe a que nos alejamos de lo que es natural para nosotros y vivimos enmascarados por los «tienes que» y los «debes». La fuerza de la pereza existencial colectiva es enorme y nos adormece fácilmente. Necesitamos que esa fuerza despierte para alcanzar algún avance en el sendero de la maestría interior. En estos días he estado considerando, seriamente, el tema del control interno en función de lo que me dio ese ser de luz. Me he cuestionado sobre tantas enseñanzas espirituales que resuenan conmigo y que las siento tan lejos como tan cerca.  ¿Por qué las siento tan familiares? ¿Por qué estoy tan lejos de lograr lo que enseñan? ¿Qué me falta? ¿Qué necesito hacer? ¿Tengo lo que se necesita para manifestar las enseñanzas? Y si no he nacido con lo que se necesita, ¿es posible desarrollarlo? ¿Quién soy realmente? ¿Estoy lista para ser lo que soy? ¿ Cómo puedo saber que algo es verdad y no saber cómo vivir esa verdad? Por ejemplo, una parte de mí sabe que todos estamos interconectados, que somos Uno, pero no logro vivir el día a día con esa sabiduría porque me falta llegar a tu total realización. ¿Qué falta? ¿Cómo llego a la integración del concepto que una parte de mí sabe que es verdad? Esto no llega con solo desearlo. Implica una preparación, un camino de desarrollo interno. He contemplado tantas enseñanzas y pocas han sido suficientes para llevar conmigo en este camino. Las tengo presentes todo el tiempo y, a pesar de caminar sosteniéndolas en mi atención por décadas, no logro descifrar la manera de manifestarlas. Con frecuencia he notado que el miedo de convertirme en las enseñanzas es más grande que mi deseo de llegar a su manifestación. Entonces, por mucho tiempo he trabajado con el miedo y, a pesar de sentir la presencia de la esencia más cerca, esa sensación de que esas verdades están tan cerca y a la vez tan lejos todavía está presente. Es verdad, todo está dentro de uno, no hay otro lugar para buscar. El reto es y siempre será enorme y, por eso, necesitamos desarrollar la fuerza interna. Para eso necesitamos usar nuestra vida como medio y el control lo vamos practicando en cada cosita, por más pequeña que sea, pues solo la práctica nos permitirá avanzar hasta donde nuestra capacidad lo permita. Así como cada día nos hemos entrenado para pensar de una manera, comportarnos de otra y reaccionar mecánicamente, también podemos entrenarnos en el control interno. Es una mega tarea y puede tomar toda la vida como suele ser con los asuntos del el viaje interior.

meditacion guiadaLos artículos anteriores han servido de base para mirar el tema del control interior desde una nueva perspectiva. El punto de referencia, en el camino, es esa presencia interna que, conforme se va trabajando internamente, cada vez es más clara y más fuerte. Al inicio, cuando no se tiene un fuerte anclaje de esta presencia se debe tomar con cautela la información que recibimos de nuestro interior. Esto se debe a que fácilmente caemos en las trampas del ego. De ahí que es importante el trabajo con la importancia personal mencionada en la publicación anterior. En la medida en que baje la voz y la fuerza del ego es en la medida en que la presencia y la voz interior van adquiriendo más claridad y fortaleza. A veces podemos aprender más rápido en presencia de un ser más avanzado, en este camino, pero no hay mejor maestro que uno mismo pues con cada cosa que hacemos y nos sucede podemos realmente aprender lo que necesitamos. Lo difícil de esto es llegar a verse como maestro y discípulo, al mismo tiempo, pues necesitamos estar en contacto con la sabiduría en nosotros y tener claro el panorama de nuestro presente desarrollo. Llegar a ese discernimiento es una parte del proceso que inicia con una identidad que no ve diferencias y que no se conoce a sí misma. Por ahí hemos iniciado todos y con el caminar vamos despertando partes internas que nos siguen dirigiendo en el camino. Salir de ese pesado ensueño en que vivimos toma años, por eso necesitamos armarnos de paciencia.

meditacion controlLograr control interno requiere un total y dedicado entrenamiento. Las artes marciales son una herramienta maravillosa para la disciplina interior, lo mismo que la meditación y las prácticas que estimulen el despertar interior como yoga o formas de concentración dirigida. A diferencia de los deportes, que también requieren disciplina, estas otras prácticas no solo se enfocan en los aspectos físicos sino en los aspectos internos con mucha más claridad que lo que se requiere en las actividades deportivas más conocidas. Aún así, todo depende de cómo enfoquemos el trabajo interior en cualquier actividad que escojamos. Lo más recomendable es iniciar con cosas pequeñas, básicas o elementales para no caer tan fácilmente en las trampas del pensamiento. Siempre que nos demos cuenta de que estamos invirtiendo nuestra atención en cosas que no nos favorecen busquemos regresar a la atención interior, a lo que podemos llamar «la atención centrada» o «la conexión interna». El nombre no importa tanto como la acción de volver a uno mismo. No creamos todo lo que pensamos ni lo que sentimos pues son respuestas condicionadas. Escuchemos, sí, con atención y discernimiento. Estamos tan ensimismados que nos resultará, en un principio, poco fácil lograr las distinciones, pero es cuestión de práctica y auto-observación. Cuando tengamos la oportunidad de aplicar el control sobre un pensamiento, un deseo impulsivo, hagámoslo repetidamente hasta que estemos listos para enfocarnos en algo más complicado. La verdad es que lo que considerábamos complicado, con la práctica, va dejando de serlo. Algunas cosas siempre serán un reto para nosotros y necesitamos tener claras nuestras «debilidades» tanto como las «fortalezas» pues son herramientas, no son descripciones de quiénes somos.

La práctica del control interior sólo podemos realizarla en el acto. Solemos dejarnos llevar por los hábitos, los deseos e impulsos y sólo cuando suceden podemos ir por encima de ellos ejerciendo la voluntad o el control. Así, cada minuto del día tenemos una oportunidad para ejercitarnos en esto. No lograremos superar el dominio de nuestras debilidades a menos que nos superemos a nosotros mismos. Lograr la maestría interior implica mirar de frente las cosas que no nos gusta de nosotros mismos y practicar constantemente, desde las pequeñas cosas hasta las grandes, conforme nos vamos fortaleciendo. No puede haber logro más grande que el conocimiento y el dominio interior. Empecemos con lo que estemos listos y la constancia nos abrirá caminos más grandes.

Gracias por leer el artículo y por compartirlo en las redes sociales. Tu apoyo es la mejor manera de ayudarnos a expandir las reflexiones. Si deseas suscríbete para recibir notificaciones de próximas publicaciones y recuerda seguirnos en nuestros medios sociales:

Facebook: goypazr

Twitter: goypaz

Youtube: radiosere123


10 comentarios
  1. Hola Paz!!
    Muchas gracias por tus consejos. La verdad es no voy muy lejos de tu pensamiento. Yo misma tambien lo he pensado. No quiero tomar una decisión sin antes estar bien conmigo misma. se me hace un mundo tener que dejarlo, no quiero, pero primero tengo que tratarme interiormente y estar en paz para ver mas claro lo que pasa con mis emociones. Te felicito por tu labor de ayudar a los demas y dar tu contributo para la humanidad que está cada vez mas inmersa en problemas y conflictos internos. Que Dios te bendiga mucho. Yo siguiré leendo tus artículos. Un saludo muy grande!!

  2. Desde nina siempre tuve miedo a la gente principalmente a mi padre o a qualquier person que fuera autoritario. ahora de adulta tengo miedo o bloqueos con los hombres o personas de caracter fuerte y no me permite llevar una vida normal. estoy casada hace 14 anos. y tube muchos problemas de relación con mi esposo y lo que pasa es que llevo como 5 o 6 anos con una trementa ansiedad hacia mi marido. quiero estar con el pero siento ansiedad todo el momento hasta el punto de pasarlo mal con todo tipo de sintomas que un ansioso pueda tener. mi marido es un hombre de caracter muy fuerte y yo mas bien timida y a veces no consigo expresar lo que siento, me da miedo. hay quien diga que le tengo miedo. Como devo actuar o que devo hacer para solucionarlo Paz?

    • Que tal, definitivamente le sugiero buscar ayuda profesional pues habría que trabajar la raíz del problema transformando el vínculo emocional con el origen de la reacción. POco a poco podrá aprender a expresar sus necesidades y no dejarse sobrecoger por personas más fuertes.

      • Hola Goy!!
        Em primer lugar quiero pedir perdon por no saludarle y agradecerla la vez anterior por compartir con nosotros su sabiduria. nos aporta mucho.
        Solo queria una opinión mas y buscaré ayuda de un especialista. Mi marido me dice que seguramente ya no le amo porque quando no ama no siente esas cosas. Amar es ser libre y dejar ser libre. siento que mi marido ha evolucionado en su vida y yo en cambio me quede parada en el tiempo. Mi mente solo me dice que devo separarme de el pero toda mi vida he estado huiendo de todo lo que me produce ansiedad y ya no quiero mas. pero anque no quiera huir cda vez que enfrento a la ansiedad me viene mas fuerte,no lo entiendo. he leido el escrito del chico Isaak y me recordo a mi , me siento que estoy en el limbo tambien y no consigo salir de alli. Cres que la solución es separar como me dice mi mente o enfrentarlo con la ayuda de un proficional? Un saludo desde Espana

        • Que tal, la verdad es un poco difícil darte un consejo que sea el preciso. En función de lo que me cuentas te sugiero que empieces haciendo un gran discernimiento interior, o sea, que te observes, te analices, que mires internamente y que vayas clarificando lo que realmente deseas. Mientras no mires internamente cualquier decisión será una cuestión de suerte. Cuando vayas cogiendo confianza en lo que vas encontrando en ti, podrás aclararte si deseas seguir en la relación o no. Si tienes la costumbre de huir, quizás no valga la pena que huyas de la relación hasta no tener claro tu panorama interior. las Introspecciones guiadas te pueden servir para identificar cosas internamente… El repris es el domingo a las 9h00 de Ecuador que creo que son las 16h00 de España por el momento. Escúchala mañana para iniciar ese proceso de interiorización en http://www.radioserenidad.com Te puedes apoyar con lectura de crecimiento interior. Saludos

  3. Saludos, me gusto mucho su artículo. Lo he encontrado gracias a las decepciones semanales que sufro, intentando aprender Control exactamente!

    Yo no logro comprender como siendo una persona aparentemente estable, puedo tener tantas inyecciones de bioquímicos que me ponen a navegar entre emociones del tipo Desesperación, Decepción y Descontrol de mi total vida.

    Comprendo y se lo que debo hacer; pero la angustia que aun no comprendo y que menos aun controlo, no me deja avanzar.

    En tanto que mis emociones son tan variadas, estoy en el limbo de algún lugar que después de 24 años de vivir allí, aun no conozco las calles de dicha ciudad.

    Como comienzo a controlar mis emociones!?
    Como empiezo!?
    Como puedo mantener el control!?
    Como logro mi paz!?
    Como puedo mantener y terminar mi vida en control de ella!?

    • Que tal, no estoy clara en su experiencia, pero, le puedo sugerir que empiece a ir a un lugar donde le enseñen a meditar. Mantener el contol requiere una preparación interna y en ese proceso encontrará paz y capacidad de ver las cosas de otra perspectiva. También sugiero revisar el tipo de alimentación que tiene pues eso tambien tiene su efecto sobre estados de ansiedad. saludos

  4. Creo que la Oración de la Serenidad, tan usada en adicciones y que la conocí hace muy poco, resume cuál debe ser nuestra actitud en cuanto a la aceptación… una entrega total al Universo, a Dios, o lo que sea que creamos, teniendo en cuenta que ni en mil años lograremos entender lo que nos ocurre diariamente y el por qué se rompen nuestros planes y esquemas tan cuidadosamente armados, en un instante.
    Afortunadamente nunca he tenido problemas con el alcohol o las drogas, pero si con mis emociones que me llevaron a la depresión y al insomnio por muchos años y es en la búsqueda de su solución donde me encontré con un lugar en Lima (vivo en Quito), donde estoy en tratamiento y voy muy bien y donde por vez primera escuché dicha oración que, en principio me pareció conformista y luego sabia: por la comprensión de lo que es nuestro, karma, sino, camino…. como lo queramos llamar y la entrega incondicional al mismo. Pues, por mas que planifiquemos minuciosamente todo, nos apeguemos a las «reglas» (si las hay), siempre habrá un punto en el que se nos romperán los esquemas con algún imprevisto grande o chico.
    Señor
    Cóncéme Serenidad, para aceptar las cosas que no puedo cambiar.
    Valor para cambiar aquellas cosas que puedo, y
    Sabiduría para reconocer la diferencia.
    Amén
    Un abrazo y excelente artículo, como siempre.

  5. Mi vida ha estado llena de tropiezos a causa de mi ignorancia en el auto control, en el pasado pense que nada podia hacer, que todo me sucedia porque un poder mas grande que yo asi lo queria. Ahora comprendo la importancia del desarrollo del control y de las emociones, de cultivar esta inteligencia emocional para llevar una vida mejor. Sin embargo, aunque ya casi llego a los 40, agradezco las experiencias que acontecieron en mi vida y me llevaron a buscar si habia otro camino. Veo para mi una vida mas feliz al trabajar con el control y las emociones, se que sera mucho trabajo, pero ya tengo una valiosa herramienta, paciencia, paciencia…

    Gracias

  6. Goy muy bueno tu artículo!
    Salufos

Deja una respuesta