teoria4Qué fácil es dar un consejo a otra persona que resulta muy objetivo y claro pero que nosotros no lo podemos practicar, en nuestras vidas, con esa misma capacidad. Tenemos un montón de conocimiento pero el rato de los ratos nos damos cuenta de que existe una brecha entre nuestra filosofía y la manera que vivimos. Esto sucede a todo el mundo, es más fácil predicar que practicar. Pero no hay que sentirse mal por esto, más bien hay que descubrir la manera de conectar la teoría de lo que conocemos con la realidad que vivimos. Los humanos podemos manejar varios niveles de información y me voy a enfocar solo en dos. El primer nivel es el que está más en la superficie, por así decirlo. Es la información que hemos aprendido desde pequeños y en la que recibimos mucho entrenamiento social y familiar. Esta información se manifiesta, en su mayoría, de forma instintiva y rige nuestro pensamiento, nuestros sentimientos y nuestro comportamiento. Esta es la información que maneja el pequeño yo y con el que estamos mayormente identificados. El segundo nivel de información está en algún lugar profundo en nosotros. Es el lugar al que tenemos acceso cuando cuando apelamos a la intuición  y que nos permite ver objetivamente una situación, es lo que podemos llamar la voz de la conciencia. Por ejemplo, en el sendero espiritual se dice que somos luz. La mayoría resuena con esa idea, sabe que es verdad pero no sabe lo que significa ser luz, en su propio contexto, y tampoco sabe como canalizarla en su vida diaria. Es decir, sé que soy luz pero mis pensamientos, mis emociones, mi comportamiento no reflejan ese conocimiento. Entonces, aquí insistiré en diferenciar entre conocimiento y sabiduría. Conocimiento es tener la información en forma teórica, sabiduría es vivir ese conocimiento sin esfuerzo.

teoria3La influencia del lenguaje hace que definamos las cosas para poder encasillarlas y poder transmitir lo que queremos expresar. Sin embargo, el lenguaje puede ser muy limitado cuando se pasa de conocimiento a sabiduría. El conocimiento puede venir del estudio, puede venir de la lectura, puede venir de un diccionario pero, la sabiduría solo viene de la experiencia o mejor dicho de la vivencia directa de algo y su manifestación consciente. Como mencioné en el artículo anterior sobre la transición del amor personal al amor incondicional, por años sostuve ideas sobre el amor incondicional basadas en lo que me informaron, en lo que leí y en la manera en que se ha transmitido socialmente. Tenía, aparentemente, una idea clara cosa que cuando empecé a tener experiencias que me señalaban otra «información» de amor incondicional, no pude reconocerlas de inmediato y me tocó tomarme un tiempo necesario para procesar dicha información. Al final, entendí lo elemental del amor incondicional y sobre eso podré ir construyendo. Con frecuencia leía mensajes de maestros espirituales o poetas como Rumi que mencionan un tipo de amor desbordante. Escuchaba decir que el opuesto del amor no es odio sino el miedo y lo repetí un tiempo sin entenderlo completamente. Traté de desmenuzar el origen del miedo y encontrar la relación con el amor y veía que la falta de amor generaba miedo pero no encontraba ese telepatiaentendimiento a nivel celular, no lograba hacer la sinapsis celular (por no habla de átomos) necesaria para comprenderlo. Cuando se me presentó una de las experiencias místicas de amor incondicional sentí, por primera vez, lo que significaba esto de que no hay miedo en el amor. Y es que ese amor no parece de humanos porque nada tiene que ver con la forma de amar que tenemos. La experiencia no fue suficiente, tuve que encontrar la manera de manifestarla y eso implicó un proceso de transformación. Con esto, quisiera enfatizar que es importante reconocer que manejamos estos dos niveles de “información” y que, obviamente, mientras más elevado es el nivel, más capacidad de comprensión tenemos hacia los niveles inferiores. En cambio, de abajo hacia arriba no es igual. El conocimiento inferior no permite entender el superior. Entonces, la capacidad creativa nos estimula para buscar la manera de construir un puente entre el conocimiento y la sabiduría, un puente entre el yo inferior y el yo superior, entre el ego y el alma. Cada quien se embarcará en su propio viaje de descubrimiento porque una persona puede lograr la sinapsis de la sabiduría con una flor mientras otra la puede lograr con una tormenta. Lo importante es llegar a ese momento en que las cosas se develan para nosotros. A eso lo llamo la «sinapsis celular».  Cuando se ponen las cosas claras necesitamos prepararnos para funcionar desde ese nivel de claridad. No basta con tenerlo claro pues necesitamos reajustarnos a esa sinapsis para funcionar coherentemente.  Vivir es todo un arte, una gran aventura y una gran oportunidad para descubrir lo que realmente somos.

teoria2Para construir el puente entre estos mundos, necesitamos reconocer dónde estamos. Ese es nuestro punto de partida. Generalmente, ese punto de partida es la necesidad de auto-sanación puesto que para cruzar el puente se tienen que curar nuestras heridas emocionales que funcionan como nubes en la psique. El trabajo que hacemos para sanar esas heridas emocionales crea la estructura básica del puente. Luego, sobre esa base se va construyendo el puente, tan sencillo o detallado como uno quiera. Toda esta construcción implica trabajo interior, primero con la sanación, luego con el despertar de una conexión con el mundo sutil que es lo que nos estimula para desear llegar al otro lado. En el proceso tendremos que irnos puliendo e ir purificando nuestra percepción. Viviremos en la ilusión y funcionaremos en ella mientras estemos construyendo el puente, solo al terminar la obra y pasar al otro lado podremos tener una visión mucho más clara de lo que realmente somos. En el trayecto nos habremos desprendido de muchas creencias que dieron forma a nuestra identidad. Igualmente, esta construcción implica irse abriendo a otras dimensiones de la existencia en las que nuestra alma o Yo Superior se comunican con nosotros de muchas maneras (sueños, inspiraciones, voces mensajeras, y mucho más). Al ir puliendo la percepción podremos identificar su presencia, los mensajes y la guía que nos da. Todo está en nuestro interior. Aprendemos a no juzgar a los demás porque comprendemos que cada uno es consecuencia de un condicionamiento que necesita reconocer y transformar. Vemos como ese condicionamiento marca las tendencias en las relaciones y en el mundo. Este es, realmente, un proceso de transformación que he tratado de ilustrar con el simbolismo del puente y espero que tenga sentido para ti. ¿Por qué habríamos de embarcarnos en tremenda tarea? Porque todos buscamos felicidad, amor, paz y la libertad inherentes a nuestra naturaleza. En vista de que nos hemos distanciado tanto de ella, no sabemos más quienes somos y sufrimos. Así que este sería un viaje de regreso a casa en el que vale la pena embarcarse. La mayoría no lo hace porque implica un costo enorme, sobre todo de valor para poder enfrentar la ilusión que hemos creado. Pero, igualmente, no habrá satisfacción más grande que lograr pasar de la teoría a la realidad y del conocimiento a la sabiduría.

Gracias por leer nuestro artículo, esperamos haya quedado clara la exposición. Ayúdanos a expandir estos mensajes y compártelo. Tus preguntas o comentarios las puedes dejar a continuación. Recuerda suscribirte para recibir notificación de próximas publicaciones. Muchas gracias.

 

teoria einstein

7 comentarios
  1. Hola Goy. Me encantó el artículo. Me confirma la idea de que la respuesta a nuestras búsquedas está principalmente en nuestra conexión interior. Gracias. Un abrazo.

  2. Muy buen artículo, me gusto mucho y me gustaría seguir recibiendo información

    • Gracias Soraya, para recibir información solo hay que suscribirse en el espacio de suscripción al final del artículo. saludos

  3. Me gusto mucho el artículo. Podría pedirle e un favor. Puede profundizar más en los pasos para la construcción del puente? Hace algún tiempo he tratado de hacerlo pero me ha costado mucho trabajo. A veces siento que lo logro pero en algunos momentos (ya menos) mi ego vuelve a aparecer y siento que me devuelvo. Le agradecería también sí me pueden informar en donde encuentro el artículo sobre el amor incondicional.

    • Que tal María, gracias por visitar el blog. Para leer los artículos anteriores es cuestión de ir al home: http://www.goypaz.com y ahí se despliegan los últimos artículos. Si quiere el detalle de todos, a mano izquierda puede puede ingresar en blog que ahora señala 92 artículos escritos. En cuento a como construir el puente. Como menciono en el artículo, lo primero es sanar las heridas emocionales, para eso puede ir a terapia, o tener algún grupo de apoyo. Luego, con la meditación puede expandir su contacto con el reino sutil y esa relación puede ir creciendo con el tiempo porque hay que ir discerniendo y reconociendo como funciona ese mundo sutil. El ego siempre va a estar presente, lo que hay que hacer es reconocer cuando quiere ser protagonista, observar su intención porque detrás de su intención está en lo que hay que trabajar para seguirse puliendo…. y así, el viaje se va realizando con pasos pequeños…. saludos

  4. ME ENCANTÓ, ACABO DE SUSCRIBIRME, MIL GRACIAS

  5. Me encantó eso de la sinopsis celular y está súper claro el artículo

Deja una respuesta