identidad (1)El otro día conversaba con un sobrino sobre quién él es a sus 17 años y estaba tan convencido de su identidad que me costó hacerle notar que, en lo que se ha convertido, no tiene mucha relación con lo que él era de niño. Insistió, más bien, que él no tenía nada que ver con ese niño sensible que era movido por tantas cosas y se siente más cómodo en su postura agresiva que intenta tapar su naturaleza noble. Le he visto crecer y tengo recuerdos claros de cómo era su naturaleza antes de que llegue la influencia de la sociedad y las circunstancias familiares. Pasamos la mitad de la vida aprendiendo a ser lo que no somos y si, por algún motivo, llegamos a darnos cuenta, pasamos la otra mitad tratando de recuperar el sello original con el que nacimos. Me pregunto, ¿qué sería de nosotros si se nos cultivara nuestra auténtica naturaleza desde pequeños? ¿Cómo sería esa persona en su edad productiva para la sociedad? ¿Qué tanta realización existiría en su vida? Y lo más importante, ¿cómo se puede aprender a cultivar la verdadera naturaleza?
hermanasHe tenido claras muchas cosas sobre mi identidad. Creía que era única en mi manera de ser y hacer las cosas. Pero hace un tiempo atrás empecé a notar que mi hermana tenía gestos similares, formas de expresarse y de intercambiar con otras personas similares y eso me llevó a preguntarme, nuevamente, ¿quién soy? ¿Qué de toda esta similitud es aprendizaje y qué es un reflejo de mí? ¿Cuánto es una respuesta genética, cuánto es aprendizaje, cuánto es mi naturaleza? Ahora que puedo ver la dinámica de varias generaciones he podido notar que, inevitablemente, existen patrones genéticos que se reproducen en la familia. El tipo de personalidad de mi hermana la veo en una de sus hijas y en una sobrina. Es asombroso y sorprendente. Las formas físicas las veo en tíos, hermanos, sobrinos. Existe un patrón, sin lugar a dudas que, seguramente, es una réplica vibratoria de lo que necesita volver a manifestarse para lograr algo en la cadena genética. Ese algo es la clave del asunto y en su forma solo puedo especular. En el fondo, creo que es el mismo fondo universal: llegar al despertar de la conciencia y la unidad de todas las cosas. La manera para llegar a ese fondo es, prácticamente, infinita. Sin embargo y apelando a la intuición, las líneas genéticas en las que uno reencarna tienen mucho que ver con el proceso individual y colectivo, del grupo familiar, social y cultural, que ofrecen la oportunidad para escalar o retroceder ante los retos y las experiencias que enfrentamos. Si bien nacemos con una tendencia natural, ésta puede ser cultivada u obstaculizada según nuestro karma. Lo que si debe ser claro es que está en nuestras manos aprovechar cada oportunidad para avanzar hacia esa comprensión unificada de la existencia.

meditacion-1920x1200-extrafondos-comEntonces, ¿cómo descubrimos nuestra naturaleza auténtica en medio de todo el aprendizaje sobre quién somos que se ha convertido en un velo de la verdad? Considero que la mejor opción es hacer un trabajo interior dedicado para desarrollar la capacidad de discernimiento. Con el discernimiento podremos aprender a detectar qué se alinea con nuestra naturaleza y qué no. Este es un proceso largo de profunda auto-observación. Estamos tan sumergidos en nuestra propia salsa que no hay diferencia entre la salsa y el «yo». Entonces, darse cuenta de las distintas partes que nos componen implica que podamos llegar al punto de darnos cuenta de que la salsa en la que nos hemos movido es solo una salsa y no el auténtico yo. Nos tenemos que ir desmenuzando en pedacitos y según las experiencias que se presenten en la vida que nos permitan observar lo que no era evidente para nosotros antes. Lo óptimo sería despojarnos de esa identidad fija y aprender a vivir en cada momento desde ese fondo que navega en el mar de nuestra naturaleza esencial coloreada por la originalidad. Este es el camino del despertar. Podremos tener claro a dónde hay que llegar pero mientras no lleguemos sólo podemos intuir el camino. Conozco mucha gente que domina los conceptos del desarrollo espiritual pero que dista de manifestarse según sus dictados. Recordemos, nuevamente, que una cosa es el conocimiento y otra la sabiduría. Acumulamos conocimiento con lecturas y cierto nivel de aprendizaje, pero la sabiduría viene de la experimentación, de hacer algo y vivirlo de forma directa. Te recuerdo lo que compartí sobre el amor incondicional. Tenía una idea que me fue enseñada sobre este tipo de amor y cuando tuve la experiencia, fue totalmente otra cosa. La experiencia no vino de forma directa, en este caso, sino en 3 facetas distintas que me fueron preparando para reconocer y aceptar la dimensión del amor incondicional. Luego de esa experiencia, no manifesté su energía ipsofacto. Me tomó al menos unos 3 a 4 años alinearme con el principio de su fuerza y sé que todavía tengo mucho por recorrer para abrazar completamente su enseñanza y energía. No todo es así de largo. El tiempo que toma manifestar una sabiduría depende de lo que se esté aprendiendo.

la-voz-de-la-conciencia¿Qué hacer para irnos abriendo? Para comenzar recuerda que no debes creer todo lo que piensas ni lo que sientes. No eres ninguna de las dos cosas. La identificación con tu cuerpo también necesita ser considerada, no como identidad sino como herramienta. Es verdad que la mayoría vamos a necesitar seguir sosteniéndonos a una identidad. Eso no va a resultar fácil dejar ir pero, poco a poco, lo importante es irse abriendo a más posibilidades a través de la auto-observación, la reflexión, la contemplación. Muchas cosas que hemos adoptado seguramente nos gustarán, otras no, pero lo importante es asumirlas como herramientas, no como marcas que nos definen. Un viaje largo inicia con el primer paso y ese es la auto-observación. No te sientas sobrecogido sobre lo que está por delante sino enfoca tu atención en el paso que estás dando porque si te enfocas en el horizonte más te desanimarás que otra cosa. Recuerda que parte del aprendizaje es vivir en el presente pues ahí es el único lugar en el que puedes tomar conciencia de tu proceso y lo que necesitas hacer.

Gracias por leer este artículo. Por favor, apóyanos compartiendo con otras personas y síguenos en nuestros medios sociales:

facebook: goypazr       twitter: goypaz          youtube: radiosere123

6 comentarios
  1. Muchas Gracias
    me fue de gran ayuda su articulo
    bendiciones!!!!

  2. ……GRACIAS!,GRACIAS!,GRACIAS!……..CORAZÓN! ,cuan acertadas son tus deducciones!,cada vez que leo tus artículos me siento plenamente identificada! y por eso te doy las GRACIAS!. Se que el camino que muchos hemos escogido recién empieza! y a pesar de todas las dificultades,tropiezos o caídas es mágica-mente MARAVILLOSO!..Cada uno de esos momentos son necesarios y de suma importancia por que nos hacen reflexionar y mejor aun nos hacen CREAR nuestro propios métodos de transformación para desprendernos o liberarnos de esas emociones,sentimientos y/o pensamientos que nos han llevado por un camino de amargura y lamento,distorsionando totalmente el sentido de nuestra vida, «NUESTRA DIVINA EXISTENCIA»…. Yo llamo a esto «subir un peldaño»,ja,ja,ja! .Uf! me deliré! ,perdona me!.en fin GRACIAS! una vez más por tu dedicación ,por tu sabiduría e infinito AMOR! por que sin el no hubiéramos llegado hasta aquí y ahora!….. Besos,abrazos e infinitas bendiciones con amor desde lo más profundo de mi ser g…

  3. Dios les bendiga Excelente
    reflexión Gracias

  4. Hola, muchas gracias por compartir tus experiencias y lo que piensas y sientes, creo que esto último que digo es una contradicción o algo así?, no se, jaja, ya que si cuando decimos que somos, o que hacemos aquí, que es verdaderamente lo que lo determinará? tus acciones que se combinen con todo lo que pienses, sientas y realices de todo corazón, eso es lo que puedo pensar, muchas veces para sobresalir o simplemente sobrevivir, nos ajustamos a una personalidad o identidad como lo mencionas, justamente en camuflaje para no ser devorado por el más fuerte, puede ser una ley natural, estoy aprendiendo que mientras nos sintamos mejor con nuestro yo interior, pensar, observar y reflexionar nuestros hechos nos pueden ayudar a enfrentar ese rostro que mostramos al mundo que hacemos pasar como el «yo». Saludos!. Me hiciste pensar en grandes o pequeñas cosas del conocimiento. 🙂 un abrazo.

  5. Querida Goy : sus artículos son muy valiosos estoy a sus órdenes

Deja una respuesta