El desdoblamiento se refiere al momento en que el cuerpo energético se separa del cuerpo físico. También dicen que es cuando el alma se separa del cuerpo físico. Según Carla Manterola Acle, «quienes han experimentado un desdoblamiento viven un sinnúmero de situaciones, algunas desagradables y de temor por la nueva situación y otros de una extraordinaria libertad por no tener limitaciones. Muchos testimonios de viajes astrales han sido al borde de la muerte, en aquellos minutos en que se ha demostrado el fallecimiento clínico de la persona. Ellos aseguran que están conscientes de todo lo que ocurre a su alrededor viendo incluso su cuerpo físico inerte. Sin embargo, cabe señalar que no es preciso estar al borde de la muerte para experimentarlo, de hecho está comprobado que los niños son más propensos a vivir este tipo de experiencia de manera inconsciente mientras duermen, así como también hay otros que siguen diversas técnicas para lograr el desdoblamiento, las que no siempre logran funcionar.»

Este es un tema sumamente interesante por lo que brinda a la mente humana. No recuerdo qué edad tendría cuando me sucedió por primera vez, pero era entre los 10 y 12 años. Estaba acostada en la cama, despierta todavía, había logrado una profunda relajación y, de pronto, me empecé a dividir. La verdad lo que se siente es que se sale del cuerpo y se dice así porque lo que uno podría decir Yo es lo que se sale. Es la conciencia, que es pura energía. Podía diferenciarme totalmente del cuerpo. Aquél estaba sobre la cama, tendido e inmóvil. Lo que concibo como Yo, estaba afuera, observando. Y lo más interesante es que esa conciencia de Yo no tenía límites, era inmaterial completamente. Estaba aterrada pero, al mismo tiempo, muy relajada. Lo que me sucedió, debido a este miedo, es que salió todo menos la cabeza, así que estaba en forma de L. Esta experiencia, a esa temprana edad, me hizo cuestionar quién mismo soy yo. Me hizo sentir que realmente no era el cuerpo, que eso era un medio de transporte apenas. ¡Fue impresionante! Pero no le di muchas vueltas al asunto. La segunda vez que me pasó algo parecido fue cuando realizaba el curso de Control Mental Silva en los años 80. Tuve experiencias impresionantes durante estos cursos, entre esas, una de fundirme totalmente con la silla en la que estaba sentada. Nos guiaron en una relajación para poder aprender la técnica y, de pronto, perdí totalmente la noción de mi cuerpo. Esta vez no sentí que me salí, exactamente, más bien sentí que se perdió mi cuerpo en la silla. ¡Qué raya! Esto de fundirse con lo que se toque, energeticamente, fue muy inusual y maravilloso. Con esta técnica, realmente, desarrollé más la intuición que parece funcionar mejor cuando se está en estado alpha o en un estado de total relajación. Recuerdo, con impresión, que nos daban nombres de personas que no conocíamos y que tenían alguna enfermedad. Nosotros debíamos escanear su cuerpo y decir lo que veíamos. Lo tomé como un juego y quedé sorprendida de «adivinar» cada caso que veía. Al principio pensé que era «coincidencia» pero conforme seguía haciéndolo y atinando en cada caso, la verdad volví a sentir ese miedo misterioso. Nuevamente, tantos cuestionamientos como: ¿quién soy?,  ¿qué hay más allá de lo que ven los ojos?,  ¿existen otras realidades?,  ¿otras dimensiones del ser? Obviamente, tenía las preguntas, pero no así las respuestas. Leí libros de Lobsang Rampa como el Tercer Ojo, los libros de Carlos Castañeda, Lin Yutang, Krishnamurti y si me ayudaron pero no me dieron las respuestas. Esas ya las tenía en mí sino que no sabía qué hacer con ellas ni cómo encajarlas en mi vida rutinaria.

La siguiente experiencia fue cuando me estaban guiando en un Entrenamiento Autógeno cuando estuve haciendo un ayuno terapéutico en la Clinica Buchinger. Esto también sucedió en la década de los 80. Esta vez fue tan impresionante que experimenté lo que es la omnipresencia y la omnipotencia. En serio, lo experimenté puesto que llegué a un estado de relajación total y en lo que ella me guiaba me decía que me imagine un paisaje con un río. Ese momento no podía hablar, estaba tan relajada que no sentía nada de mi cuerpo. Claro, primero pasé por la etapa de fundirme con el piso, luego, cuando me decía que visualice el paisaje con el río, pues no lo tuve que hacer pues me convertí en ese paisaje. Lo tengo tan presente como si hubiese sido ayer. Como no podía ni hablar ya que no sentía el cuerpo, lo único que pude hacer en un momento dado fue llorar y viendo la guía que no podía reaccionar, se dio cuenta que estaba ida. Me pidió que mueva poco a poco las manos y las piernas, y me demoré pero lo logré. Después que regresé de esta experiencia me quedé tan hiper sensible que lloraba hasta por lo que volaba la mosca. Cuando le conté esto al doctor, me dijo que tenía la posibilidad de convertirme en una medium y me sugirió ir al Brasil para desarrollar esta «habilidad» pero estaba recién graduada de la universidad y con una profesión por empezar. Decidí olvidarlo y enfocar mi atención en la vida profesional que estaba por comenzar.

Pero, si me sucedían estas cosas era por algo más que mi deseo personal. Cuando, en 1990, me sucedió lo mismo pero está vez con otra persona, el terapeuta alemán con el que hice la terapia respiratoria y que narro en otro blog, decidí finalmente cambiar completamente mi vida, dejar el mundo de la administración y concentrarme en la medicina alternativa. Y, ahora que veo hacia atrás, me doy cuenta de que no me ha vuelto a suceder desde que cambié el rumbo de mi vida. ¡Qué interesante! Lo que esto trajo, por encima de todo, fue grandes cuestionamientos sobre qué somos, por qué estamos aquí, y si sé que no soy el cuerpo sino esa presencia de conciencia sin pensamientos ni sentimientos, entonces, de qué se trata esta experiencia humana. Algunas cosas he logrado entender pero los cuestionamientos siguen.

Ahora, si hay una diferencia entre un desdoblamiento y un viaje astral. En mundoparanormal.com dice: «el desdoblamiento se produce tanto en cuanto el sujeto sigue estando en su propio tiempo, si se desplaza fuera de ese contexto a otro espacio-tiempo ya estaríamos hablando de un viaje astral«. Definitivamente son dos cosas diferentes. El desdoblamiento le antecede al viaje astral pero no siempre se hace un viaje astral cuando se sale del cuerpo. Personalmente, no he realizado viajes astrales saliéndome del cuerpo, más bien me han sucedido de forma mental. El más notorio de estos viajes fue cuando estaba en una sesión de Cromoterapia con Giovanni en la misma década de los 80. Él me puso una serie de slides con figuras y colores. Los repartió por el cuerpo según le manifestaba el péndulo. Luego de eso tuve unos viajes tan lúcidos e impresionantes, pero fueron fuera de este Planeta. Fue en esta sesión que me topé de una manera impresionante con el Maestro que estaba trabajando conmigo. Es el mismo que apareció en el Control Mental Silva, pero era tan incrédula que no le pare bola. Esta vez fue tan impresionante que no pude más que aceptar su presencia. De todas maneras, seguro la sensación de hacer un viaje astral por medio de un desdoblamiento es una experiencia totalmente diferente.

Ahora, ¿cómo se puede saber que en un desdoblamiento es el alma la que sale del cuerpo? Para mi lo que confirmó esto es que ese Yo que se sale es conciencia pura, no tiene aferramiento alguno, es como el observador que mira todo sin juzgar. Es una presencia sumamente fuerte y lúcida. Puedo decir con total certeza, debido a mi experiencia, que sí existe un alma, que sí somos pura energía. Puedo decir que no somos el cuerpo, esa no es nuestra esencia, es sólo un medio de transporte y de vivencia. Realmente, hay que tener la experiencia para tener la certeza, mientras tanto puede ser una suposición no más, se puede entender mentalmente pero eso no basta. Si alguien desea intentar un desdoblamiento, quizás pueda aprender a relajarse totalmente primero puesto que eso es lo que permite el desprendimiento del cuerpo. Ahora, quizás es mejor hacerlo con alguna guía puesto que es impactante.

Esto seguramente es algo que sucede cuando dejamos la vida, es algo que además sucede cuando estamos dormidos. Se dice que cuando se sueña que se está volando se está teniendo un viaje astral con su debido desdoblamiento. Es muy probable porque la sensación que se tiene es una sin límite. Sin duda, es una experiencia que necesitamos tener para poder abrir nuestra mente y nuestra atención a las otras dimensiones de nuestra existencia.

Gracias por leer, comentar y compartir. Si deseas recibir notificación de los próximos artículos puedes registrar tu correo a continuación. [subscribe2]

 

4 comentarios
  1. Sobre desdoblamiento, la verdad es que yo he pasado tantas veces por eso que bueno, la ultima hace unos días, y van mis observaciones……. desde esa conciencia fuera del cuerpo he notado que en mi caso, la conciencia tiene un sentido de visión muy semejante a la del cuerpo, pero que puedo ver con absoluta nitidez en lugares oscuros donde físicamente no podría ver con claridad, puedo desde la conciencia escuchar también, y para mi gran sorpresa, mi consciencia es capaz de llevar consigo mis propios sentimientos, pero muchísimo más profundos (diferente de intensos, con el cuerpo físico puedo sentir intensamente) con la conciencia fuera he podido sentir profunda, nítidamente, sin ambigüedades, sin dudas, ……. y luego aterrorizada saltando de regreso al cuerpito……..la verdad es que me encantaría poder comentar con alguien que también haya tenido esas experiencias………

  2. bueno hay mucho para acotar ,,veo mucho de lo que despues sucede y ya no quiero verlo mas ,siento angustia y mucho calor cuando va a suceder algo ..ya no quiero sentirlo !! pero esta !! gracias por esta explicacion !! abrazo 7

  3. Muy interesante

  4. Le voy ha contar mi experiencia, al morir mi hijo hace unos quince años, estaba sola en casa, y lloraba tanto por la perdida de mi hijo, le clame al señor que necesitaba un poco de paz, había mucho dolor , tenía 10 días de fallecido. Me acosté y cerre los ojos, porque quería descansar y dormir, seguia orando, cuando de repente mi cuerpo lo sentí muy liviano como si algo me levantaba, increíble sentía una paz que me hubiera quedado, todo el tiempo de mi vida fueron minutos estba quitecita no quería moverme, al tiempo sentí que mi cuerpo cayó de una altura aproximada,de unos 10 centrímetros, sobre la cama. y me quedé dormida profundamente……Bueno pienso que la espiritualidad de la persona hace sentir , ver cosas predecir. cuando era niña yo presentia los temblores y un terremoto que hubo por la provincia de Loja. YO recuerdo que no quise ponerme la pillama, para salir cooriendo y pasó este suceso.

Deja una respuesta