yo supHace unos días me embargó un sentimiento inusual que vino a través del amor. Estaba en la naturaleza y el llamado era muy fuerte, sin embargo, el deseo de dedicar tiempo a mis sobrinos me distrajo del llamado por un par de horas. Pensé que perdería la fuerza con la que se presentó y que no podría reconectarme para atender su pedido. Cuando encontré el momento para ir a la montaña me senté en silencio, esperando que esa energía vuelva. Ya no era igual, el «momentum» había pasado. Entonces, hice un esfuerzo adicional por respirar profundo y aquietarme, esa energía era tan fuerte que no podía desvanecerse del todo. Empecé a escribir mientras veía al horizonte y con cada respiración esa presencia fue volviendo. Invadió todo mi ser y empezó el diálogo. Era la fuerza del amor que me conectó con el Yo Superior. Esa voz, sin nombre, es una presencia de otra dimensión, totalmente compasiva, sabia y enorme. Observé la interacción entre el yo inferior y el Yo Superior que, cuando están alineados, son Uno. Ese nivel de alineación no sucede todo el tiempo, más bien se hace presente en ciertos momentos. Ojalá pudiera rendirme totalmente a ser el Yo Superior en este pequeño espacio del yo inferior pero hay un camino que recorrer y barreras que romper. A veces siento que apenas da pequeñísimos bocados a un ser hambriento. Invoco su presencia todo el tiempo pero solo Ella sabe cuando es el momento de aparecer con algo sorprendente. Ese era un día en que me estaba buscando. Su energía viene en forma de una fuerza que se impulsa desde adentro hacia afuera. Es imposible negarla. Puede comunicarse a través de estos fogonazos de energía, lo hace también a través de los sueños, las meditaciones y los momentos de silencio interior. Su voz puede ser muy alta o muy sutil. No tiene límites, ni forma. Es una presencia que mueve mucha energía. Al menos eso ya lo tengo muy claro.

yo superior1La mente del yo inferior es muy inquieta, no puede sostener su atención enfocada por mucho tiempo. Le caería bien la etiqueta del ADD (attention deficit disorder), tan de moda en las últimas décadas. Por eso le sienta tanto la práctica de la meditación. Ese día parecía que rendí mi mano a Su fuerza y escribí en papel lo que me decía, muchas personas llaman a esto «canalización«. El yo inferior es apenas un intermediario que, a ratos, busca interferir con sus miedos, ansiedades e inseguridades pero, una vez que logra discernir Su presencia, retrocede y vuelve a su lugar. Algún psiquiatra leyendo esto seguramente estaría pensando en crisis psicótica de doble personalidad. Por eso, es importante que el yo inferior se desarrolle adecuadamente, con su identidad sólida, reconociendo sus herramientas en el pensamiento y el sentimiento además del cuerpo. El Yo Superior es una fuerza sutil, no tiene cuerpo pero sí tiene presencia. El yo inferior y el Yo Superior son una misma energía expresada en diferentes dimensiones. Lo que sucede es que la dimensión superior es más abarcadora y tiene una visión más amplia de todo. Una manera de verlo es imaginando la visión que tiene una persona en la base de una montaña y otra en el tope de la misma. Las dos son necesarias, son diferentes y, sin duda, yopen el tope de la montaña se ve hacia el horizonte en todas direcciones. Otra imagen que se viene a mente es ver al Planeta desde el Planeta mismo y verlo desde el espacio. Las limitaciones son evidentes pero todo tiene su propósito. Entonces, escuchar a ese Yo Superior es muy importante porque  ofrece una visión más elevada de las cosas. Pocas personas, realmente, están manifestando su Yo Superior cada minuto del día. Como con cualquier cosa que queremos dominar, se requiere un entrenamiento, una preparación. Esto es importante comprender. La preparación puede forjarse en muchas vidas pero, si uno deja de entrenarse, pierde la habilidad y retrocede. Por eso hay que ser persistente y disciplinado en la búsqueda de uno mismo en cada vida. Hay algunas maneras de contactarse con el Yo Superior. La herramienta más directa es la meditación. Ahora, no siempre que se medita se conecta con el Yo Superior pues lo que sucede en la meditación es que aprendemos a conocer cómo funcionamos. Aprendemos a discernir, a reconocer, a mirar, observar, a recibir y a dar también. Una vez que hayamos avanzado en el camino del discernimiento podemos distinguir las cosas y las podemos reconocer con más facilidad. Si desarrollamos esta habilidad para escucharnos con total transparencia, sabremos cuando surge la voz interior del Yo Superior y cuando es la voz del ego. Esta diferenciación de por sí ya es una mega tarea.

leal6La información que recibí estaba dirigida hacía mi «Flama Divina«.  Se me explicó que mientras vivamos en la dualidad, seremos un reflejo opuesto en las varias dimensiones. Por ejemplo, en esta tercera dimensión yo le reconozco a él y él no a mí. En la siguiente dimensión él siempre sabe quien soy y a mi me tiene que estimular el reconocimiento con ciertas frases que me reconecten con el origen. ¡El perfecto yin y yang! En la dualidad funciona como un 8 que acostado es (símbolo del infinito). Todo es cuestión de perspectiva, este 8 es un 0 que se tuerce en la mitad. En este caso, el 0 es la totalidad, la integración en el espíritu que para venir a la dualidad necesita torcerse o dividirse. El 8 implica que se tuerce en una dirección contraria a su naturaleza y se mantiene poderosamente conectada en esa mitad. Esto puede ayudarnos a entender el efecto espejo que tenemos con ciertas personas. Si bien es verdad que todos nos reflejan algo de nosotros, las flamas divinas nos reflejan lo que tenemos en nuestras profundidades como nadie más puede hacerlo. Este Yo Superior me hizo notar la manera en que esto se aplica a nuestro reconocimiento mutuo en twinflame_lovespellslas varias dimensiones. Me recordó la admiración que siento por Él en la siguiente dimensión y toda la paciencia que Él ha tenido con mi despertar. Todo lo contrario a mi pues la impaciencia y la frustración me han gobernado en la relación de la tercera dimensión. No he podido comprender como es que Él puede ser tan diferente a su reflejo en esta dimensión pero no debe sorprenderme pues también hay una diferencia entre el ser que soy en esa dimensión y la que soy en esta. Así parece ser para todos hasta que logremos una verdadera integración y trascendamos las dimensiones en que vivimos al mismo tiempo. Él me hizo recordar y volver a conocer lo que es el amor incondicional, aquel en el que no existe el miedo, no existe la separación, no se lo puede tener ni se lo puede dejar porque es Uno. Esa fue una de las experiencias más importantes en mi vida. Aún así, en este encuentro me dejó saber que hay más sobre el amor que todavía no conozco porque no estoy preparada. ¡Vaya, y eso que pensé que llegué a la máxima expresión de amor posible! Si existe un amor más grande realmente no lo puedo imaginar, por el momento, y entiendo que así como me tomó muchos años de búsqueda interior para llega a esa experiencia de amor, entiendo que no es el fin sino el principio de una nueva búsqueda.

yo sLa manifestación del Yo Superior en ese momento nos sostuvo en gracia a él y a mí por unos días y luego su energía se desvaneció y él y yo volvimos al modo de interacción común de la tercera dimensión. Qué pena me da que dure tan poco pero supongo que su desvanecimiento también tiene, no solo, un significado sino un propósito. Esta vez, esa fuerza me buscó. Cuando yo la busco es algo diferente porque las vías de comunicación de una dimensión a otra son diferentes y puedo confesar que cuando me busca es mucho más intenso y reconfortante. Ojalá sucediera con más frecuencia. Todavía no descifro de qué depende. Simplemente sucede y me siento muy agradecida de esos momentos de lucidez en que puedo recordar lo que es vivir en la fuerza del espíritu y sin miedo, sin dudas y con total plenitud de conciencia.

Gracias por leer este artículo. Espero que estimule algo en ti. Si te es posible apóyanos compartiendo y expandiendo nuestros mensajes. Puedes registrar tu correo en la web para recibir notificación de próximas publicaciones. Si por algún motivo estas [email protected] y no has recibido las notificaciones, déjanos saber escribiendo a [email protected]

 

6 comentarios
  1. Todavía no sabes de quien depemde? Ese alumbramiento mental. O esa lucidez tan maravillosa depende sola y exclusiva mente de ti. Nosotros somos los responsables de lo que queremos en nuestra vida. Consciente e inconsciente mente. Seguramente no te habrás dado cuenta que ya te estas pidiendo vivir eso. La pregunta es…tanto como a ti. Tanto como a todos…Que nos impide vivir en esa paz, calma y sensación de amor? Buffff. Tb tengo otras teorías. Pero se extenderia mucho. Eres muy valiente por haber logrado sentir esa sensación… Y muy trabajadora. Un beso muy fuerte. Claudia.

  2. Saludos, como saber cuando se está en conexión con el yo superior??? Que es lo que caracteriza esa conexión???

    • Que tal, como he escrito en el artículo: Su energía viene en forma de una fuerza que se impulsa desde adentro hacia afuera. Es imposible negarla. Puede comunicarse a través de estos fogonazos de energía, lo hace también a través de los sueños, las meditaciones y los momentos de silencio interior. Su voz puede ser muy alta o muy sutil. No tiene límites, ni forma. Es una presencia que mueve mucha energía.

  3. Me ha gustado mucho este artículo. Lo expresas muy bien.

    Yo tengo tan poca paciencia con todo como tú jajajaja

    Te deseo lo mejor para el 2015

  4. Muy interesante y edificante como siempre. Mis mejores deseos para ti en este año que comienza. Un abrazo.

  5. Muy bonito relato.
    Sigue adelante amiga. Un Feliz año 2015
    Un abrazo

Deja una respuesta