Los cambios en la conciencia planetaria están invitándonos a crear nuevas formas de relacionarnos, tanto a nivel de amistades como a nivel de relaciones íntimas. ¿En qué consiste esa nueva forma? Iniciemos reconociendo cómo han sido las tendencias generales oscuras en las relaciones más íntimas hasta ahora:

  • Pugnas y abusos de poder
  • Manipulación, dominio y juzgar desde el yo
  • Basadas en inseguridades, miedos y posesiones
  • Basadas en deseo sexual sin sacralidad
  • Mentiras, engaños y victimización
  • Dependencias emocionales y económicas
  • Compromisos inconscientes o sin responsabilidad
  • Infidelidades y traiciones
  • Amor posesivo y prejuicios
  • Maltrato físico, mental y emocional
  • Cinismo, apego y ego

Obviamente que existen cosas buenas en las relaciones actuales pero creo que el nivel de divorcio a nivel mundial da mucho para reflexionar. Si analizamos esta lista podremos comprender que mucho de lo expuesto se manifiesta en nuestras relaciones. Lo importante es entender que así aprendimos a relacionarnos. Un mundo con poca conexión interior en la mayor parte de gente, llevada por la ola de moda de cada época. Un mundo basado en un vacío existencial que no se puede llenar. Aprendimos a relacionarnos con un amor artificial basado en atracciones físicas con poco reconocimiento de la conexión vibracional y así hemos sobrevivido en esta época con sus respectivas consecuencias. No nos conocemos en profundidad ni conocemos a la pareja, reaccionamos en función de las máscaras del ego, sus heridas y necesidades. Eso genera la mayor parte de estas reacciones que se cultivan en círculo vicioso. Conforme vamos despertando nos vamos dando cuenta de los «errores» o «formaciones inadecuadas» de nuestra manera de relacionarnos y, eso, nos lleva a buscar alternativas. Y, ¿con qué nos estamos topado en este proceso? Simple:  que la base de creación de nuevas formas de relacionarnos implica un cambio personal en la forma de ver la vida y en la forma de vivirla. Este proceso de cambio inicia con «darnos cuenta» de las cosas y de ahí comienza el proceso de transformación que puede tomar décadas. De estar dormidos pasamos a estar más conectados con el interior y eso nos va despertando las nuevas alternativas. ¿Qué podemos esperar de este proceso de transformación? Podemos esperar manifestar:

  • relaciones igualitarias entre los sexos basadas en el respeto y el apoyo para la realización individual
  • un compromiso consciente basado en comunicación honesta
  • confianza y paz interior
  • amor que se cultiva con libertad
  • sexualidad sagrada
  • acuerdos funcionales
  • coherencia alineada entre alma y ego

Y, si algo puede interferir con esta manifestación es un ego no domado que, para muchos, será difícil reconocer y controlar. Este ego vibra en niveles bajos mientras que la relación de la nueva conciencia estará vibrando en niveles superiores. Desde el ojo de las relaciones actuales hasta puede parecer aburrido este tipo de relación pero, la verdad, requiere mucho trabajo de ambas partes para poder sostenerse, al menos mientras vivimos en la transición de la conciencia. Estas nuevas relaciones no necesitan firmar papeles o proclamar matrimonios pues, al ser más conscientes los compromisos, las celebraciones se convierten más bien en rituales para honrar la decisión de unirse. El concepto de «matrimonio» a secas, pasará a ser un «matrimonio sagrado» con las opciones que cada pareja desee incluir. Para muchos esto parecería utópico pero no lo es, más bien, es algo que las personas que están sintonizadas con la nueva conciencia lo perciben con más claridad y factibilidad. Esto se crea en una nueva dimensión vibracional y de conciencia. Recordemos que estamos en la transición y es la etapa más importante, llena de caos y de cambios, de grandes logros a través de grandes desprendimientos y procesos de dolor, como dolor de parto a un nuevo ser. Hay mucho más que se puede decir sobre el tema pero para no alargar considero que esto ya da suficiente para reflexionar. Gracias por considerar e iniciar un proceso de rompimiento del condicionamiento actual para crear no solo mejores relaciones sino también un nuevo mundo. Comenta, comparte y suscríbete para estar al tanto de nuevas publicaciones.