Han pasado algunos meses desde que mi padre dejó su vida material y sigo tratando de comprender lo que me sucedió. La experiencia que intentaré compartir se puede mirar desde varios ángulos y, cada uno, interpretará desde sus creencias. Sin embargo, deseo ponerle palabras porque creo que puede ayudar a alguien que lo necesite y reafirmar las experiencias sensoriales de otros.

Hoy conversaba sobre los nodos astrológicos con un amigo y conforme maduraba la conversación vi reflejada mi vida en ese mandala que también se lo puede entender de manera multidimensional. Analizando la actividad en ciertas casas y su relación con los nodos me llevó a recordar la niñez, la silenciosa adolescencia que viví sin un piso certero debido a que no encajaba en la masa social. Un Saturno prominente en la cúspide de la casa 3 y 4 que, sin saber nada de este tema, coincide con esa etapa solitaria en la que empecé el camino interior con revelaciones espirituales y experiencias extrasensoriales que me señalaban, desde temprana edad, que el mundo no es lo que vemos con los ojos y que hay mucho más y mas real que este mundo de la materia. Mientras conversábamos y recordaba, evidentemente surgió mi padre, un ser que siempre fue un líder, un ser con características muy humanas y también muy espirituales, sin que él las reconozca como tal. La vedad, me entró la emoción como cuando se descubre algo que sabía pero que no estaba tan en la superficie. Él fue una extraordinaria presencia en mi vida pues sabiendo que no encajaba en el sistema, me apoyó para que yo escoja ser lo que quiera. Claro, no puedo hablar de perfecciones pues en nuestra manifestación física, venimos a aprender y a errar para contrastar y crecer. Su lado saturnino se reflejaba en su sentido de protección, disciplina, en poner los límites y dejarnos conocer el miedo de salir de sus alas protectoras. Su expansión sagitariana contrastaba con esa rigidez tajante del saturno que se expresa en mi carta natal. Lo que pude notar en esta conversación fue la manera en que el alma se expresa a través de este pequeño vehículo del sistema cuerpo-mente. La mayoría ni siquiera sabemos diferenciar entre las manifestaciones del alma y las del ego. Es más, cada que escribo sobre el ego no parece interesar a los lectores cuando es fundamental comprender cómo funciona para saber cómo usarlo en bien de nuestro despertar y para conectar con lo que realmente somos. Igualmente, es necesario, en este proceso, identificar las manifestaciones del alma. Entiendo que este no sea el camino para muchas personas, pero al estar en una etapa de transición histórica, es necesario insistir en estos temas desde cualquier perspectiva que nos pueda ayudar a integrar el mundo sutil con el mundo material.

Mientras vivía mi padre le veía como un hombre. Claro que le admiraba por sus logros y lo que nos enseñó, pero tenía los llamados “defectos” que realmente son aspectos que surgen de nuestro condicionamiento mientras interactúa con nuestra naturalidad. Entonces, veía a mi padre encapsulado en un cuerpo, en una forma de ser con una serie de creencias. Un hombre maravilloso, con un tremendo carácter, que quería tener control sobre las cosas. Conociendo su historia nos resultaba fácil comprender su obsesión por la familia unida y por tenernos siempre junto a él. Cuando muere, lo vi en la amplitud de su alma, libre de las limitaciones de la materia y fue una experiencia tan intensa e increíble que por eso su partida no me dejó dolor. Una pregunta que me he realizado es: ¿no será que estás proyectando lo que quieres ver para manejar su partida? La respuesta es no porque su proceso de muerte y todo lo que sucedió fue simplemente mágico y lo que experimenté no salió de una expectativa o idea preconcebida, simplemente lo sentí y lo sigo sintiendo, aunque no pueda describirlo tal cual porque no se puede, eso es algo que hay que experimentar. Lo más cercano que puedo asociar está en la película de La Guerra de Las Galaxias cuando Obi Wan Kenobi decide irse a mano de Darth Vader regresando a ver a Luke Skywalker diciendo a Vader que su fuerza será más grande al partir. Se refería a que su fuerza sería pasada a Luke para que continue con el enfrentamiento al lado oscuro, y así fue. Hay tanto en esta serie que refleja las dimensiones de luz pero que es entendido como ficción sin que realmente lo sea. En ese nivel de energías todo es tan diferente a este mundo cuadrado y limitado con el que la dimensión espiritual interactúa de manera sutil y casi siempre inconsciente. Por eso se habla de un despertar, ese despertar se refiere a la concienciación de ambos mundos, a la importancia de manifestar la luz del alma a través de este embudo de la materia.

Esta experiencia me ayudó a comprender el mundo fractal en que vivimos. Cada uno de mis hermanos y nietos, somos una extensión de un aspecto de la amalgama de energías que vienen por la corriente genética. Al ser una extensión no existe un corte, un rompimiento. La canción Ablaze de Alanis Morissette lo describe a la perfección. Nosotros sentimos el corte porque toda nuestra atención está en la materia, pero eso es una ilusión. Claro que es un shock cuando de pronto deja de estar alguien a quien nos acostumbramos, pero es parte de este viaje a la materia.

No sé cómo serán los bardos y esas transiciones a las dimensiones no materiales. Si no estoy lista para comprenderlo de manera directa no vale la pena especular así que me quedo con lo que estoy experimentando que de por sí es suficiente para integrar a la conciencia del yo inferior. La presencia de su energía libre y expansiva la siento todo el tiempo. Y la siento dentro de mí, justamente como una extensión de su energía. A dicha energía que podría etiquetar como alma, la percibo aliviada de haber dejado el embudo del cuerpo y las 4 paredes de la conciencia dividida de la tercera dimensión.  Aunque la materia tiene tantas maravillas, todas están contenidas en distintas formas de embudo, apretadas por la realidad de esta dimensión. Aquí estamos para experimentar esta oportunidad temporal. Todas las extensiones de la energía toman forma de acuerdo con la interpretación de la conciencia. Aunque vivamos en embudos sin saberlo, esta vida es una gran plataforma para que el espíritu se fortalezca o se debilite, es un juego de la dualidad. Mientras más conectados estamos con la dimensión espiritual más luz emanamos y nos rodea. Y lo opuesto nos lleva a la oscuridad.

La grandeza que percibo ahora en la energía del alma de mi padre no la pude ver mientras estaba en su cuerpo porque tampoco veía la manera en que esa energía se manifestaba a través de su persona para pavimentar mi camino. Probablemente él no supo por qué hacía tal o cual cosa, sólo lo hacía por algún impulso inconsciente como cuando le dije que iba a botar todo y cambiar de profesión para hacer lo que hago ahora. Recuerdo que me cuestionó, pero no se interpuso en mi camino y más bien me terminó apoyando. Era como que él sabía que, aunque no sea de su agrado, era el camino que yo tenía que seguir.  En unos cuantos pasajes importantes de mi vida ahora veo que era ese aspecto de su alma manifestándose. ¿Hay alguna diferencia si estuviésemos conscientes del alma y del ego? Creo que sí, haría mucha diferencia porque sería mucho más potente, pero aún en la no-conciencia de esa energía, hay aspectos que son más fuertes que la necedad del ser y no podemos obviarlo.

Reconocerlo así, en energía, además de dejarme mesmerizada y boquiabierta, me ha permitido comprender todo lo que he caminado en el sendero hacia el interior. Hay tantas veces que uno quiere entender las cosas de una manera y cuando se experimentan tienen otro color, que vale la pena navegar en esas energías hasta poder integrarlas de alguna manera. Es tan fácil el autoengaño en el camino hacia ese interior porque es un camino sutil, en el que hay que despertar la sensibilidad, la intuición, la visión interior. Hay que saber escuchar el silencio, degustar las energías y seguir buscando el camino de la integración entre lo sutil del alma y la conciencia de la materia. Mientras siga teniendo la oportunidad en la materia espero seguir tejiendo el camino que me lleve a esa integración, comprendiendo cada vez con mayor claridad y profundidad el misterio de la existencia.

9 comentarios
  1. Que hermosa experiencia, creo en la inmortalidad del alma .Gracias por compartir

  2. Hermoso; gracias por compartir,como siempre tu bondad y gran corazón se ven reglejados en cada palabra.

  3. Gracias por compartir tus experiencias. Muy profunda y hermosa.

  4. Woo Goy he leído con avidez y atención ,es mágico suena a subrealista y resuena en mi corazon como un llamado a qué ? Es muy pronto para saberlo pero lo que si se, es que tiene que ver con el mundo espiritual y también con lo que estoy viviendo este momento el desapego y fluir. Gracias por compartir esta mágica y auténtica realidad gracias gracias gracias 🙏🏼😘🌈🌟
    .

  5. Goy gracias por esta luz que nos dejas, en esta cultura que teme tanto a la muerte sin saber que puede ser vista así como una expansión. Que hermoso que puedas sentirlo así. Te mando un abrazo y gracias por esta luz

  6. 💫 hermosas palabras tan reales Goy! Me ha emocionado mucho con tu lectura ❤️

  7. Qué chévere Goy!
    Le tienes a tu pa « tan contigo », tan presente en tu vida. Sin duda alguna, a través de tus palabras, dejas en claro el amor y admiración que le tienes. Me encanta cuando un hijo se expresa así de su padre, porque significa que, con aciertos y desaciertos, él lo hizo muy bien y logró ser una parte importante en tus logros a lo largo de tu vida.

  8. Gracias Glorita por su forma de interpretar la vida, la muerte, el cosmos, si somos parte del universo y eso somos energía.

  9. Leer estas letras es pasearse con claridad por el sendero de lo material, de nuestro espíritu, de nuestra energía, de nuestra esencia!! Me encanto!

Deja una respuesta