Estaba de viaje en Suiza con unas amigas. Había quedado, con mi Flama Divina, en encontrarnos a las afueras de un banco. Manejé hasta el lugar, en un carro prestado, y estaba nerviosa así que empecé a comer algo. En eso, le vi caminaba con un hoodie blanco que tapaba su cara. Siempre puntual al estilo suizo. Sobresalía entre los demás porque ese hoddie blanco resaltaba. Me dije: «tengo todavía 2 minutos para terminar mi bocado así que dejaré que avance hasta el punto de encuentro». Salí del carro y me dirigí a la entrada del banco. Busqué y busqué, […]